(809) 682-8026 info@missrizos.com

Nuestro equipo

Conoce un poco más de nosotros

Carolina Contreras

CEO, Rizóloga

  • Amor por los rizos 100%
  • Corazón 100%
  • Chulería 100%

Me llamo Carolina y nací en la República Dominicana pero viví casi toda mi vida en los EE.UU. Cuando me gradué de la universidad decidí irme a conocer/encontrar “mis raíces” en la República Dominicana ya que durante más de 18 años no visitaba la isla. Así que me fui disque por 2 meses los cuales luego se convirtieron en casi 4 años!

Cuando llegué a la isla me di cuenta que mi cabello no se quedaba “hecho” después de casi un día enterito en el salón de belleza. Siempre terminaba lavándome la cabeza unos 2-3 días después y me hacia un pajonázo.

Yo había intentado dejar el desrizado unas seis veces pero siempre volvía a el. Le decía a mis amigas y a mi estilista, “yo lo voy hacer cuando cumpla los 30 años y haga un cambio radical y me los quitaré todos.”  Me acuerdo que en el penúltimo intento dejé de alisarme por unos 6 meses y tenía muchísimo crecimiento. No dejaba de tocar esos rizos que salían, pero a la vez no los soportaba, porque me hacían “ver fea.”

Un día, creo que en mi 6to mes de estar en RD, fui a una excursión con mi pareja de ese tiempo, su amigo y una delegación de ecologistas (en mi mente, gente muy progresista). La idea era subir al Hoyo de Pelenpito y luego bajar a la playa de Cabo Rojo en el sur del país. Visitar esos lugares fue increíble! En la playa decidí tirar mi toalla a la arena y como de costumbre, acostarme un rato a broncearme. Los estudiantes y profesores me pidieron que saliera del sol porque en sus palabras, “me pondría prieta como una Haitiana.” Ellos insistían y no me dejaban en paz. Tuve que ir hablar con ellos y preguntarle el porque no podía ponerme “prieta como una Haitiana” y ellos simplemente decían que no se vería bien, que uno se ve “cultío” y sucio cuando pasa mucho tiempo en el sol. Uno de ellos trabajaba en televisión y me dijo que el no puede ir y presentarse en cámara más oscuro de lo que ya era. Tenía una idea de los problemas raciales que existían en mi país pero la verdad que esa conversación me dejo casi sin palabras.  No me acuerdo exactamente como paso pero de color de piel, brincamos a la  textura del cabello y así como un a galleta sin mano una de las profesoras me dijo, “pero yo no se lo que tu tanto habla si tu te alisas.”

Ella tenía razón, yo estaba defendiendo con todo mi corazón algo que yo todavía no lograba entender o creer completamente. El siguiente día fui al salón de belleza y le pedí a mi estilista que me cortara unas 8 pulgadas. Nunca había tenido el cabello tan corto pero sabía que era la única forma para comprometerme al cambio. Llegué a casa ese día y primero le mande un email a mis mejores amigas con las fotos y con un mensaje diciéndole lo que estaba haciendo. Ese día también creé dos blogs, uno en ingles y el otro en español donde hablaba de mi experiencia (Dominican Going Natural yCabello Bueno).

Quería hacer la transición por unos meses pero yo misma me cortaba el cabello cada cierto tiempo, hasta que un día fui al salón y le dije llévamelo todo. “Llévamelo todo” significaba realmente, “llévamelo todo menos una media pulgada en la parte de arriba.” Yo aun estando decidida y convencida de que daría este paso, no podía soltar esa media pulgada de cabello alisado. Ese mismo día terminé cortando ese pedacito de cabello yo misma.

Llegue a mi casa y me miraba en el espejo y me sentía por un lado libre pero la mayor parte de mi se sentía fea, como un hombre y poco atractiva. Esos sentimientos eran parte de mi proceso. Ellos me permitieron desconstruir todas esas ideas absurdas depelo bueno pelo malo que por tantos años han reinado en mi país. No estoy segura cuanto tiempo me tomo, pero fueron unos largos meses antes de sentirme verdaderamente cómoda y libre con mi cabello.

Aunque el incidente con los ecologistas disque progresista fue la última gota que derramo el vaso (o la copa, soy muy mala con esos dichos), realmente me mataba la curiosidad de ver mi cabello natural ya que nunca duraba mas de dos meses sin desrizarlos y dure más de 15 años en ese afán. Y más allá de la curiosidad, quería darle un chin de amor a mi pobre cabello que fue violentado tantas veces con quemaduras y jalones de los alisados, blowers, secadores, pinchos calientes, tenazas y planchas. Yo me comencé a preguntar ¿por qué le llamaban malo, difícil de manejar, y por que me tenían que matar las ondas? ¿Qué hizo mi cabello para ser malo y todas esas otras cosas?

En el transcurso de los meses me di cuenta que no era la única Dominicana que se sentía de esta manera. Aunque ya tenía los otros dos blogs (que nunca actualizaba) quería crear algo más parecido a una plataforma, una comunidad, un espacio donde exploraríamos diferentes preguntas, sentimientos e ideas juntas. Así nació Miss Rizos, oficialmente a principios de julio del 2011.  En estos últimos años Miss Rizos ha crecido mucho más allá de lo que me podía imaginar en tan poco tiempo! Hemos hecho eventos en Madrid, Barcelona, Santo Domingo, Puerto Plata, Cabarete, Nueva York, Boston y Miami. Y lo que comenzó como un espacio para las chicas Dominicanas se ha convertido en un espacio que no tiene fronteras. Gracias a todas esas personas que han hecho de este proyecto lo que hoy es y a todas aquellas que nos apoyan. Fui a la República Dominicana a buscar mis raíces y encontré a Miss Rizos y aunque ahora no me encuentro físicamente allá estaré para siempre agradecida con esa experiencia y mantendré un vinculo con la isla que la distancia no podrá romper.

 

Más sobre mi: me gusta la comida, viajar a diferentes rincones del mundo, aprender diferentes idiomas, tejer, jugar con mi cabello, caminar largas horas en la playa mientras el solo se levanta o se acuesta, pasar tiempo de calidad con mi familia y amistades, bailar, sentarme en un café con una copa de vino y ver a la gente pasar, tomar muchas fotos, leer un buen libro, escribir, amar y soñar sin limites, entre otras cosas más…

Besos y abrazos,

Carolina

Nikol Ramírez

Diseñadora gráfica

  • Arte 100%
  • Comunicación 100%
  • Amor 100%

Me considero un alma libre, emprendedora, defensora da la igualdad y ciudadana del mundo.

Desde la adolescencia reconocí el poder de comunicación universal que tienen las imágenes y los textos y es donde demuestro mi amor por el diseño, la literatura y el conocimiento.

Soy una persona apasionada con los proyectos que emprendo y a veces un poco obsesiva. Me gusta trabajar rápido y no dejar nada para después. Me encanta mi trabajo. Mi trabajo es un estilo de vida, hay que meterse de lleno en él. Un diseñador tiene que respirar diseño, comer diseño, predicar diseño y soñar diseño.

Mi inspiración viene de lo que veo, de la música, de la pintura, de la literatura, de la gente y del mar.

Únete a nuestra comunidad y podrás recibir:

  • Los últimos vídeos y artículos
  • Descuentos en nuestros productos
  • Detalles de nuestros encuentros rizados

¡No te pierdas nada y subscríbete! ¿Qué esperas?