(809) 682-8026 info@missrizos.com

Derechos Humanos

Antes de contarle lo que me paso ayer, quiero que sepan que yo y mis amigas estamos muy agradecidas por la solidaridad que han mostrado con este y otros casos. Hacen sólo 3 días que les pedí que me enviaran los códigos de imagen de empresas por las quejes que he recibido estos últimos años (lamentablemente sólo ha llegado una porque las mujeres se mueren del miedo a que las boten) pueden ver el llamado aquí. Hacen sólo 4 días que una joven le hicieron pasar un mal rato por su afro a la hora de sacar su cedula en la Junta Central Electoral (yo he recibido unos 15 casos similares). Esta serie de eventos nos indican de que como país y como ciudadanas hemos llegado a un limite y queremos ver cambios ya. Diferente a lo que algunas personas han comentado, nadie se esta victimizando, todo lo contrario. Nos estamos empoderando y reclamando que se nos trate con igualdad y que no se nos discrimine en NINGUN espacio.

Estas experiencias aunque sean increíblemente incómodas y hasta dolorosas, realmente nos dan la oportunidad de lograr cambios y no sólo hablar de ellos. Yo NO quiero que cuando la gente lea sobre estos casos piense mal de la República Dominicana, que no quieran visitarlo o quieran salir de aquí. TODO LO CONTRARIO, este país es increíblemente hermoso y su gente por lo general es igual de linda, pero como muchos otros países, tiene sus problemas y sus particularidades que muchos estamos trabajando para cambiar.

Por otro lado, estoy en comunicación con uno de los dueños del establecimiento quien me prometió que investigaría este caso ya que el no estaba en el establecimiento ayer. El mostro indignación con lo sucedido y esta dispuesto a trabajar con nosotras para encontrarle una solución a esto.

Aprovecharemos estas situaciones para tener conversaciones importantes y lograr cambios significativos que ayuden a poner un alto a estos incidentes. La verdad es que las leyes ya existen, así que es cuestión de implementarlas y aunque la mentalidad del pueblo Dominicano no cambiará de la noche a la mañana, sucederá con el tiempo. Prometo mantenerlas al tanto y decirles como podrán participar en cualquier actividad o acciones que decidamos tomar.

El incidente

Ayer me encontré con tres amigas en la Zona Colonial para pasear un rato juntas. Íbamos rumbo a la Plaza España y miramos a este establecimiento, “Santo Libre”, y todas pensamos que el logo estaba chulo ya que parecían tres mujeres con afros y quisimos entrar a ver que tal. Yo de por si tenía muchos meses queriendo ir y nunca se me había dado la oportunidad.

Cuando nos acercamos a la puerta, ningunas fuimos sesgadas ni con prejuicios de que nos iban a decir algo por el cabello. Siento que el hecho de andar con la frente en alto, con una actitud positiva y con buenas vibras influye mucho en las interacciones que tenemos a diario con la gente. Así que cuando nos salta el puertero con, “ no pueden entrar porque hay un código de vestimenta y no pueden por su pelo” y pone su mano sobre la puerta impidiéndonos la entrada, no lo podíamos creer. Chicas con toda sinceridad, no vi esto venir, me tomo totalmente desprevenida. Lo primero que salió de mi boca mientras mis amigas discutían con los 3 empleados, quienes sólo repetían que son ordenes de arriba de sus jefes, fue quiero hablar con el gerente. Si esta regla viene de arriba, yo quería saber porque y aprovechar y hablar con esta persona.

Entré y me buscaron a Roberto, uno de los dueños y el me dijo que “como va ser y que quien dijo eso” pero como que con muy poco interés y no dándole mucha importancia a mi queja. Yo le decía que mi afro no tenia nada que ver con mi bolsillo y con lo que íbamos a consumir esa noche en su espacio. El bajo conmigo, yo pensaba que para hablar con los empleados y buscar una explicación, pero lo que hizo fue decir “déjenla entrar” como para salir de nosotras y se fue sin disculparse y sin validar el que afuera de su negocio habían 4 mujeres que acabaron de ser discriminadas y atropelladas por sus 3 empleados y por el.

Mis amigas seguían discutiendo con los empleados quienes eran todos negros. Ellos le decían a una de ellas que lo podía resolver yendo al salón y alisándose el cabello! Ella quien nunca dice una mala palabra, le salió un coño esa noche de lo incomoda y enojada que estaba. Más que nada fue muy triste ver que eran 3 hombres negros quienes de seguro tienen hermanas, madres y novias que se parecen a nosotras. Ellos reflejan el verdadero problema que existe, porque aunque sea una supuesta regla de arriba, nunca debieran de implementarla porque los discrimina a ellos mismos.

A mi no me da ningún placer tener que publicar algo negativo de ningún establecimiento, todo lo contrario, las que tienen un rato siguiendo la página saben que vivimos promoviendo negocios, páginas, y proyectos de todo tipo que aportan algo y promueven un mensaje positivo. Pero de la misma forma, si tengo una mala experiencia en un lugar por como mi cabello crece naturalmente de mi cabeza, me veo obligada a asegurar que otras no le pase lo mismo.

Que conste que este acontecimiento no opacará los avances que venimos viendo y celebrando en nuestro país, no sólo como Dominicanos, pero como seres humanos, damos para mejor que esto. Yo no permitiré que estas situaciones negativas se manifiesten en odio ni en negativismo en mi corazón y espero que tampoco en el suyo, todo lo contrario,  le doy las gracias a Santo Libre por evidenciar algo que sabemos que existe y por la ayudarnos a realmente impulsar un cambio en este país. Y por último no estoy interesada en hablarle a la prensa hasta que no tengamos una resolución porque me parece contraproducente que se sigan publicando estas historias que sólo nos incomodan pero nos dejan igualitas.

Mis deseos son que podamos llegar a un acuerdo con estos establecimientos donde se nos permita a ambos aprender de donde vienen estas creencias y prejuicios y ver como trabajando juntos lo podemos eliminar.

Share Button

2 Comments

  1. Estoy muy sorprendida al leer esta historia, y saber lo afortunada al no vivir esto en mi pais, al contrario…en mi pais chulean los cabellos rizados y afros, 🙂 Es muy triste ver que suceda esto, es como decirle a una lacia:ey no puedes entrar, ocupas ir a rizarte el cabello para poder entrar a mi establecimiento: Lo cual conlleva 1. dañar la autoestima y 2.- para que maltratar y dañar mi cabello solo para caerle bien, o para que me dejen entrar a un lugar:????? es muy ilógico :S Pero bueno, felicito a las mujeres que se atrevieron a alzar la voz respecto a este problema, puesto que no puede ser posible que en pleno 2014 siga existiendo gente tan cerrada de la mente que no respeta a los demás tal como son..

    Reply
  2. Mi esposa tiene hermosos rizos naturales y estaba pensando no llevarlos para la foto de la cedula (por razones de comodidad), pero ahora, con lo que ha sucedido, decidio que ahora quiere ir con su afro. Ya veremos lo que le dicen a ella, porque es abogada y va en plan de hacerles pasar un mal rato.

    A defender nuestra identidad y a educar, que es lo que nos falta. No es maldad, es ignorancia y gracias a Dios se cura.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Únete a nuestra comunidad y podrás recibir:

  • Los últimos vídeos y artículos
  • Descuentos en nuestros productos
  • Detalles de nuestros encuentros rizados

¡No te pierdas nada y subscríbete! ¿Qué esperas?