Resiliencia: Lo que estoy haciendo ahora mismo

EE.UU está viviendo ahora mismo un momento histórico encendido por los asesinatos de George Floyd, Ahmaud Arbery y Breonna Taylor.

Es importante que entendamos que las injusticias raciales en este país no son nuevas y estas protestas son el resultado de todo un sistema racista y discriminatorio.⁠

A pesar de que esto está pasando en los EE. UU., en Latinoamérica también experimentamos un racismo palpable y arraigado. También discriminación en el sistema educativo, de salud, socioeconómico y político.

(more…)

Un toque dulce para pasar la cuarentena

Escrito por Wendy Castillo

Mi infancia fue muy linda llena de juegos, paseos y cumpleaños sorpresas. Sin embargo no estuvo muy llena de momentos de comer dulces, jeje. Sí, así como lo escucharon: mi mami no acostumbraba a darnos esos caprichos, así que crecí con esa costumbre.

Pasan los años y uno comienza a descubrir por su cuenta. Entonces le comencé a tomar el gusto a los dulces (tal vez demasiado). También pertenezco a un maravilloso equipo de trabajo en el que nos encanta una compartir y siempre están presentes los bizcochos, helados, chocolates, paletas y galletas dulces. 

(more…)

¿Cómo manejar a un colaborador difícil dentro de tu empresa?

Hoy hablaré meramente de las experiencias que he vivido en más de 5 años como “jefa” o más bien líder de un equipo de más de 30 personas. Reconozco que todavía sigo aprendiendo sobre este tema.

Este es la parte dos, así que, si les interesa leer la primera desde el punto de vista de los colaboradores pueden leerlo aquí

(more…)

Tengo un compañero de trabajo difícil ¿Qué hago?

Esta pregunta me llegó de varias formas y pensé mucho en si responder o no porque evidentemente manejo varios equipos y es un tema delicado. Justamente porque tengo más de 15 años desempeñándome en el área de recursos humanos en diversos trabajos he adquirido bastante experiencia que posiblemente le sea útil a alguien. 

Voy a comenzar contestando la pregunta de ¿Cómo manejar a un compañero de trabajo difícil? desde el punto de vista de empleado o colaborador de una empresa y luego la responderé desde el punto de vista de jefe o supervisor.

(more…)

¿Y el muchachito pa’ cuando?

Más que una pregunta, se siente como una demanda social.

No importa si ya te graduaste de la universidad, si eres una hija, hermana, amiga, compañera impecable, si trabajas de voluntaria en tu tiempo libre, y eres la pareja ideal; todas, absolutamente todas estas cosas parecen perder importancia cuando viene a la mesa el tema de si piensas o no tener hijos cuando llegas a cierta edad que comienza con ‘‘trein’’ y termina con ‘‘ta’’.

Nunca falta el o la trascendía que te pregunta: ‘‘¿Y el muchachito pa’ cuando?’’. 

¿Adivinen qué? Para algunas mujeres, ‘‘el muchachito’’ no termina de llegar y llevan años buscándolo de forma muy entusiasta. Para otras ‘‘el muchachito’’ llegó pero simplemente no era el momento, ni estaban las condiciones para que se quedara.

Otras no llegaron a poder siquiera ilusionarse con la idea antes de que este hiciese una salida estrepitosa, y para muchas otras el muchachito no está en los planes, por el simple y llano hecho de que no les da la gana.Y eso está bien.

Todas esas razones están bien. Explicar las razones por las que no estás embarazada no está dentro de tus funciones en este planeta, y hoy te voy a explicar porqué:

Tú tienes el control sobre tu cuerpo

El rol social de la mujer, especialmente en sociedades como las nuestras, ha estado atado a su capacidad reproductiva.

Por años nuestro valor se medía en base nuestra capacidad de dejar descendencia de preferencia masculina, que pudiese heredar las propiedades del hombre.

Sin embargo, si le preguntas a mi mamá te diría que ‘‘ya la pava no pone donde ponía’’, es decir, las cosas han cambiado, al menos un poco. Muchas sabemos que un embarazo no significa un ‘‘seguro de vejez’’, que tampoco hay embarazo que ‘‘amarre’’ hombre que no quiera quedarse, y que el futuro del país no descansa sobre tu útero.

Hay muchas formas de ser madre

Hace unos años, conversaba con una amiga sobre su histerectomía de emergencia. Luego de muchas copas de vino y muchas lágrimas, llegamos a la conclusión de que hay muchas formas de ser madre, y no todas incluyen tener que atravesar un proceso de concepción.

Puedes ser madre de un proyecto, madre de tus plantas, madre de un círculo de amigas, madre de dos mascotitas que darían la vida por ti. Lo más importante: puedes ser madre de ti misma, y tener la oportunidad de mostrarte cómo vivir el amor y la aceptación de tus propias decisiones.

Manejar este tipo de conversaciones de forma asertiva puede ser un reto, especialmente cuando nuestra cultura suele tomar la asertividad por ‘malcriadeza’; sin embargo, ¿a qué costo vamos a continuar aceptando comentarios de esta naturaleza sobre nuestro cuerpo?

No serás mala hija, mala hermana, o mala amiga por simplemente decir ‘‘porque no quiero’’, o decir ‘‘la verdad que no me gustaría hablar de eso’’. Créeme que vale más tu paz mental.

Decidir sobre qué cosas vas o no a hablar te da una sensación de control invaluable. Como sociedad, estamos acostumbrados a demandar y esperar explicaciones de los y las demás, cuando lo cierto es que tu decisión de embarazarte te compete exclusivamente a ti.

En resumen, coloca una noticia en tu espejo que diga ‘‘en este cuerpo no cogemos presión’’, vive a tu propio ritmo y respira, que nadie, absolutamente nadie puede ni debe obligarte a tomar una decisión. En palabras del movimiento argentino Ni Una Menos: ‘‘La maternidad será deseada o no será’’. 

Me encantaría leer sus experiencias lidiando con este tipo de escenarios tan cansones. 

¡Quedo atenta!

5 cosas sencillas para contribuir con al medioambiente

Estos consejos me hacen sentir que estoy en camino a ser más responsable con el medio ambiente y espero lo motivarlas a que comiencen a hacer lo mismo también.

El otro día vi la Isla de Plástico, un documental filmado en la República Dominicana (puedes verlo aquí), que ilustra el fenómeno del plástico que vive el país.

Estaba tan triste cuando lo vi y simplemente no podía creer lo descuidados que hemos sido y cómo ignoramos los daños ambientales actuales que estamos causándole a nuestra madre tierra.

La verdad es que después de ver esa película, ver los incendios forestales en todo el mundo, las temperaturas locas debido al calentamiento global y todos los animales que estamos matando en nuestros océanos, a veces me siento desesperada y extremadamente frustrada.

Sin embargo, después de la película, me di cuenta de que tengo una plataforma y puedo usarla para compartir 5 cosas muy simples que hago para reducir el desperdicio.

La verdad es que estoy LEJOS de donde quiero estar con respecto a este tema. Todavía tengo tantas cosas que aprender y hacer para minimizar mi huella de carbono. Sin embargo, estos consejos me hacen sentir que estoy en camino de ser más consiente y responsable con el medio ambiente.

También me aseguro de que en nuestros dos salones reciclemos y usemos bolsas de papel.

1. Utiliza una botella de agua reusable

Idealmente, puede obtener una botella de agua reutilizable de estaño / metal, igual en el mercado hay más opciones que nos permitirán reciclar.

Otro diseño que me gustó fue el de estas botellas de plástico resistentes de Nalgene que obtuve hace muchas lunas. Solo compré 2 de ellas en mi vida. La primera me duró como 10 años, la segunda casi 4.

En general, siempre llevo una botella vacía que puedo llenar para evitar comprar más afuera. La idea es eliminar estos plásticos de uso único que se acumulan en nuestras costas.

2. Recicla y / o separa tu basura

Es obvio que todos deberíamos reciclar. La mayoría, si no todas las ciudades de los EE. UU. tienen un sistema de reciclaje. En Nueva York reciclo papel, metal, vidrio y plástico. Sin embargo, esta no es la realidad para la mayoría de los países.

De hecho, esta idea podría ser completamente ajena a alguien en República Dominicana debido a la falta de educación y responsabilidad política. Si vives en un lugar donde no existe un programa de reciclaje, SEPARA TUS RESIDUOS.

Coloca todos tus plásticos en una bolsa, metal/vidrio en otra, y luego tus desechos orgánicos en otra. Lo creas o no, hay millones de personas en todo el mundo que se ganan la vida clasificando la basura y vendiendo estos materiales.

Entonces, al separar la basura, aseguramos de que una de estas personas no tendrá que clasificar su basura y encontrará fácilmente lo que está buscando.

3. Sorbetes reusables 

Los sorbetes están contaminando nuestros océanos y realmente están impactando a los animales en el océano.

Tener un sorbete reusable es tan fácil. Aparecen en tiendas locales o Amazon. Pueden comprar 5-10 sorbetes reutilizables de metal o vidrio y 2-3 limpiadores (cepillos circulares finos) y andar siempre con ellos encima.

4. Use bolsas reusables en lugar de bolsas de plásticas

Hay una gran opción de bolsas de todos los tamaños, colores y materiales. Son muy útiles y honestamente siento que es mucho más fácil cargar con la comida o cualquier cosa que compremos en la tienda.

La mejor parte es que evitarás usar bolsas de plástico, que al igual que los sorbetes terminan en nuestros océanos. De hecho, tenemos nuestras tote bags a la venta por solo $15 + un 15% de descuento adicional, pueden conseguir una aquí.

5. Guarda tus frascos/recipientes de comida

Si miras en los gabinetes de mi cocina, notarás que tengo una colección de frascos. Todos los frascos de salsas para pasta y otros productos enlatados, los lavo y los uso como tazas. Muchos son grandes y por lo que son perfectos para ensaladas, sopas y muchos otros alimentos.

¡Aquí lo tienen!

Con estos 5 pequeñitos cambios, pueden ayudar a cuidar nuestro medioambiente.

Podrían pensar que no vale la pena hacerlo, pero el cambio comienza hogar a hogar, persona por persona.

Imagínense que usamos 1 sorbete de plástico al día durante más de 70 años, ¡eso es más de 25,000 sorbetes en nuestra vida!

Además, al hacerlo, inspiramos a nuestra comunidad, familiares y amigos. Solo tenemos 1 planeta tierra y tenemos que cuidarlo para poder disfrutarlo y asegurarlo a generaciones futuras.