Esta pregunta me llegó de varias formas y pensé mucho en si responder o no porque evidentemente manejo varios equipos y es un tema delicado. Justamente porque tengo más de 15 años desempeñándome en el área de recursos humanos en diversos trabajos he adquirido bastante experiencia que posiblemente le sea útil a alguien. 

Voy a comenzar contestando la pregunta de ¿Cómo manejar a un compañero de trabajo difícil? desde el punto de vista de empleado o colaborador de una empresa y luego la responderé desde el punto de vista de jefe o supervisor.

1. No lo tomes personal 

Obviamente tener un o una compañera difícil donde laboras hace que los días en tu trabajo sean largos y abrumadores. Muchas veces estos conflictos pueden hasta afectar nuestra productividad.

No obstante, lo primero que debes pensar es en no tomar las cosas de forma personal y saber que muchas veces este conflicto no tiene nada que ver contigo y todo que ver con inseguridades y problemas de el o la compañera

Tampoco asumas que es envidia o maldad, ya que esto no te ayudará a resolver el problema. 

Con esto puedo escucharlas decir: “Si Carolina, pero aunque no sea personal me afecta a mí.” Claro que sí y lo entiendo.

El simple hecho de que entendamos que la raíz del problema realmente no tiene nada que ver con nosotras, nos permite a desescalar esos sentimientos de ira y enojo que sólo empeoran la situación. 

El entender esto también nos permite ser más empáticas y abrirnos a resolver el conflicto. 

2. Intenta hablar con la persona

Intenta hablar con tu compañera en un espacio privado donde nadie pueda escucharlas, usando palabras y gestos amigables. Pregunta y conversa sobre la situación primero tratando de recolectar información de lo sucedido y de cómo se siente la persona. 

Es importante que la persona entienda que nuestro interés es de resolver y subsanar todo, no de hacer que el problema persista ni se escale. Dicen que la miel hala más abejas. Conocer el sentir de la persona te permitirá entender su parecer para que ambas puedan llegar a un acuerdo. 

3. Habla con un supervisor

Ya me las imagino pensando, “Que ilusa tu Carolina.” Odio tirar por aquí mis credenciales, pero soy certificada en mediación y resolución de conflictos y trabajé en eso casi 6 años.

El preguntarle a alguien cómo se siente y escucharlo son dos formas de comunicar empatía y de lograr que a esa persona, en buen dominicano, se le baje el pique.

Ahora si esto no funciona, debes de hablar con él o la supervisora. Es importante que cuando lo converses con los superiores tengas el mismo tono empático y de querer solucionar el problema. 

4. Dale banda de camión 

Para todas mis chicas que no son dominicanas esta expresión básicamente quiere decir que te olvides y haga caso omiso. 

Si sientes que ya se intentó resolver el problema de todas las formas posibles y no se pudo, debes aprender a vivir con esta persona y crear maneras que no te afecte. 

No dejes de sonreír y tener paz y felicidad en tu trabajo por el simple hecho de lo le caigas bien a alguien. Mi mami siempre me dijo que yo no soy nutella para caerle bien a todo el mundo, así que no queda de otra. 

Espero que estos consejos te hayan podido ayudar algo. Si tienen una anécdota o algún otro consejo por favor compártanlo debajo.  👇