Estos consejos me hacen sentir que estoy en camino a ser más responsable con el medio ambiente y espero lo motivarlas a que comiencen a hacer lo mismo también.

El otro día vi la Isla de Plástico, un documental filmado en la República Dominicana (puedes verlo aquí), que ilustra el fenómeno del plástico que vive el país.

Estaba tan triste cuando lo vi y simplemente no podía creer lo descuidados que hemos sido y cómo ignoramos los daños ambientales actuales que estamos causándole a nuestra madre tierra.

La verdad es que después de ver esa película, ver los incendios forestales en todo el mundo, las temperaturas locas debido al calentamiento global y todos los animales que estamos matando en nuestros océanos, a veces me siento desesperada y extremadamente frustrada.

Sin embargo, después de la película, me di cuenta de que tengo una plataforma y puedo usarla para compartir 5 cosas muy simples que hago para reducir el desperdicio.

La verdad es que estoy LEJOS de donde quiero estar con respecto a este tema. Todavía tengo tantas cosas que aprender y hacer para minimizar mi huella de carbono. Sin embargo, estos consejos me hacen sentir que estoy en camino de ser más consiente y responsable con el medio ambiente.

También me aseguro de que en nuestros dos salones reciclemos y usemos bolsas de papel.

1. Utiliza una botella de agua reusable

Idealmente, puede obtener una botella de agua reutilizable de estaño / metal, igual en el mercado hay más opciones que nos permitirán reciclar.

Otro diseño que me gustó fue el de estas botellas de plástico resistentes de Nalgene que obtuve hace muchas lunas. Solo compré 2 de ellas en mi vida. La primera me duró como 10 años, la segunda casi 4.

En general, siempre llevo una botella vacía que puedo llenar para evitar comprar más afuera. La idea es eliminar estos plásticos de uso único que se acumulan en nuestras costas.

2. Recicla y / o separa tu basura

Es obvio que todos deberíamos reciclar. La mayoría, si no todas las ciudades de los EE. UU. tienen un sistema de reciclaje. En Nueva York reciclo papel, metal, vidrio y plástico. Sin embargo, esta no es la realidad para la mayoría de los países.

De hecho, esta idea podría ser completamente ajena a alguien en República Dominicana debido a la falta de educación y responsabilidad política. Si vives en un lugar donde no existe un programa de reciclaje, SEPARA TUS RESIDUOS.

Coloca todos tus plásticos en una bolsa, metal/vidrio en otra, y luego tus desechos orgánicos en otra. Lo creas o no, hay millones de personas en todo el mundo que se ganan la vida clasificando la basura y vendiendo estos materiales.

Entonces, al separar la basura, aseguramos de que una de estas personas no tendrá que clasificar su basura y encontrará fácilmente lo que está buscando.

3. Sorbetes reusables 

Los sorbetes están contaminando nuestros océanos y realmente están impactando a los animales en el océano.

Tener un sorbete reusable es tan fácil. Aparecen en tiendas locales o Amazon. Pueden comprar 5-10 sorbetes reutilizables de metal o vidrio y 2-3 limpiadores (cepillos circulares finos) y andar siempre con ellos encima.

4. Use bolsas reusables en lugar de bolsas de plásticas

Hay una gran opción de bolsas de todos los tamaños, colores y materiales. Son muy útiles y honestamente siento que es mucho más fácil cargar con la comida o cualquier cosa que compremos en la tienda.

La mejor parte es que evitarás usar bolsas de plástico, que al igual que los sorbetes terminan en nuestros océanos. De hecho, tenemos nuestras tote bags a la venta por solo $15 + un 15% de descuento adicional, pueden conseguir una aquí.

5. Guarda tus frascos/recipientes de comida

Si miras en los gabinetes de mi cocina, notarás que tengo una colección de frascos. Todos los frascos de salsas para pasta y otros productos enlatados, los lavo y los uso como tazas. Muchos son grandes y por lo que son perfectos para ensaladas, sopas y muchos otros alimentos.

¡Aquí lo tienen!

Con estos 5 pequeñitos cambios, pueden ayudar a cuidar nuestro medioambiente.

Podrían pensar que no vale la pena hacerlo, pero el cambio comienza hogar a hogar, persona por persona.

Imagínense que usamos 1 sorbete de plástico al día durante más de 70 años, ¡eso es más de 25,000 sorbetes en nuestra vida!

Además, al hacerlo, inspiramos a nuestra comunidad, familiares y amigos. Solo tenemos 1 planeta tierra y tenemos que cuidarlo para poder disfrutarlo y asegurarlo a generaciones futuras.