Aunque vivimos en un clima tropical en erredé, en estos meses de verano el calor se siente más que nunca y muchas de nosotras aprovechamos para visitar playas, ríos, piscinas… En fin, cualquier fuente de agua que nos refresque. Si bien a nuestro cabello natural le encanta el agua, realmente no le sienta tan bien cuando hay cloro o arena de por medio, ¿verdad?

 

Por eso les traemos unos cuantos tips que les permitan cuidar de sus rizos durante estas vacaciones:

 

Cuando calienta el Sol

 

De la misma forma en que protegemos nuestra piel de los efectos del Sol, debemos de proteger nuestro cabello. La mayoría está acostumbrada a que este se aclare durante el verano; de hecho, en NaturallyCurly.com nos cuentan que es un efecto secundario buscado por muchos al pasar tiempo en la playa. Sin embargo, esto evidencia que el pigmento de nuestro cabello está siendo afectado por la oxidación inducida por los rayos UV.

 

En el artículo se explica que los cabellos teñidos son aun más susceptibles a este efecto de degradación que causan los rayos UV. Esta radiación también puede causar que nuestro cabello esté más propenso a quebrarse por la ruptura que causa en las moléculas capilar, lo que a largo plazo resultará en un cabello más seco y quebradizo, o con puntas abiertas.

 

¿Qué podemos hacer? Para empezar, nos dicen en trialsntresses.com, podemos ayudarnos escogiendo los productos que sean más beneficiosos para nuestro cabello. Durante esta época queremos evitar de manera especial los potes que contengan un grado alto de peróxido, alcohol y limón. En cambio, nos ayudarán los que sean ricos en vitamina E, o que tengan absorbentes de UV como los siguientes metanos: Oxybenzone, Avobenzone o Dibenzoyl.

 

También nos pueden ayudar muchísimo las mezclas naturales como la manteca de karité.

 

Agua = Hidratación

 

*Ciertas restricciones aplican.

 

Y justo de esas restricciones vamos a hablar un poco ahora. A ver, ¿Soy la única a la que se le riza más el cabello después de un rico baño de playa? Les cuento que hay personas que hasta compran su agua salada para lograr una mejor definición porque siempre produce ese efecto. Ahora bien, si nos llevamos del gusto y dejamos esta agua posada en nuestro cabello por mucho tiempo entonces vienen los problemas. Y con ello, quiero decir que veremos y sentiremos nuestro cabello más reseco de la cuenta porque al fin y al cabo es sal.

 

 

Una situación similar pasa con el agua de la piscina, excepto que esta no trae ningún beneficio a nuestro cabello y el cloro que contiene reseca aún más la hebra de nuestro cabello. ¿Cómo podemos ayudarnos? Utilizando el agua potable a nuestro favor. Antes de a entrar a esa playa/piscina/río nos vamos a mojar bien el cabello con esta última, hasta que esté bien saturado, y así nuestro cabello absorberá en menor medida la otra agua.

 

También podemos cubrir nuestro cabello con el acondicionador que estemos usando en el momento para que nuestros rizos estén más manejable y mucho menos quebradizos cuando nos toque lavarlo

 

Luego de la rumba

 

 

Ya después de que gozamos ese baño de esa playa/piscina/río, es hora de usar ese tratamiento profundo que trajimos. Retiramos con abundante agua y procedemos como acostumbramos; ojo: debemos de asegurarnos de que este sea hidratante, que no contenga ingredientes que agreguen proteína a nuestro cabello tipo huevo, mayonesa, entre otros ya que lo que queremos es dar resbale a nuestro cabello.

 

Podemos usar uno de nuestros potes favoritos o hacer un tratamiento profundo con los ingredientes que tengamos a mano, quizás aceite de olvida o de coco, con nuestro leave-in o acondicionador y unas cucharadas de miel. Si no tenemos ninguno de estos ingredientes a mano, podemos intentar otra combinación de la sección tratamiento. Recuerden, 0 proteínas en esta ocasión.

 

¿Ya conocían estos consejos? ¿Cuál rutina siguen cuando van a la playa? ¡Déjennos todos los detalles en los comentarios!

 

Un abrazo fuerte,

 

His