Desde el momento que decidimos llevar nuestro cabello rizado al natural, ya sea por el proceso de transición o el gran corte, hay algo que deseamos con todas nuestras fuerzas: CRECIMIENTO.

 

Lo más común al entrar en el mundo rizado es querer tener una melena larga de inmediato, pero sabemos que toma tiempo, paciencia y mucho, mucho, mucho cuidado. Justo de eso les voy a hablar en esta entrada, de esa manito extra que necesitan nuestros rizos para mantener un crecimiento saludable. Les compartiré lo que más me ha ayudado durante 2 años y medio mi cabello:

 

 

1.-Reduce el uso del calor

 

Ya sea para secar tus rizos o lacearlos, ¡El calor no es relajo! Así que te recomiendo que reduzcas su uso, ya que puede debilitar la hebra de tu cabello hasta llevarlo a un punto en donde se quiebra fácil y no puede crecer de manera saludable. Si sueles secar tus rizos con un difusor, de hoy en adelante intenta que sea con una temperatura tibia o fría, y trata de alternar el modo de secado dejándolos al aire.

 

 

 

2.-Mantén el cabello hidratado

 

Crea una rutina que mantenga tu cabello siempre hidratado. Diariamente refréscalos un poco con agua o aceite en las puntas. Una vez a la semana usa mascarillas caseras o empacadas que sean hidratantes. Y al finalizar tu definición de rizos ¡Sella con tu aceite natural favorito! Un cabello hidratado es un cabello saludable y con fuerzas para crecer.

 

 

 

 

3.-Protege tu cabello al dormir

 

Duerme con un gorro o almohada de satén. El satén ayuda a mantener la hidratación, causando menos frizz y reduce los riesgos de que la hebra se quiebre. Si tu cabello está lo suficientemente largo puedes hacerte una piña también para que el cabello se enrede menos y tenga menos contacto con la tela.

 

 

4.-Desenreda tu cabello

 

Siempre desenreda tu cabello mientras esté humectado, ya sea con aceites, acondicionador, mascarilla o leave-in. El cabello rizado tiene más elasticidad cuando está hidratado lo que permite que se desenrede más fácil. También es recomendable desenredar con un peine ancho y/o con los dedos, comenzando por la punta hasta la raíz. Te puede tomar más tiempo desenredar tu cabello rizado con cuidado, pero vale la pena ver el resultado.

 

 

 

5.-Juega con estilos protectores

 

Esta es mi parte favorita: poder crear peinados que me harán sentir fabulosa y a la vez proteger mis rizos. Algunos estilos protectores son las Box braids, trenzas pegadas, corona de trenzas, twists; por mencionarte algunos. ¿Por qué protectores? Pues porque te protegen del calor, la contaminación y te ayudan a descansar de los productos por un tiempo, evitando que el cabello se sature.

 

 

 

6.- Cuidado con los productos que usas

 

Asegúrate de que tus productos tengan ingredientes que promuevan la salud de tu cabello; con esto quiero decir que estén libres de químicos que lastimen la salud de tu cabello o cuero cabelludo. Entre los ingredientes que te tienes que cuidar están las siliconas, sulfatos, alcohol y aceites no naturales. Estos químicos alteran y lastiman tu cabello evitando que crezca de forma saludable.

 

 

 

¡Ah! Muy importante, lo mencionamos la semana pasada, pero para que no se te olvide: no le tengas miedo a las tijeras y corta tus puntas cada vez que sea necesario. Sé que son muchos consejos para tener en cuenta, pero es todo en son de tener un cabello saludable y hermoso. Solo basta con crear una rutina que mejor se acomode a ti para que aprendas, viendo como reacciona tu cabello. Sin darte cuenta verás lo mucho que ha crecido y como has disfrutado todo el trayecto. Así que paciencia y dedicación.

 

¡Ama tu pajón!