¡Hoy damos inicio a nuevo mes! Y como siempre, con ello le damos la bienvenida a un nuevo tema en el blog. Decidimos dedicarlo al crecimiento y dejar que las chicas del Miss Rizos Salón nos dieran unos cuantos consejos para lograr el largo de nuestros sueños. Cada una nos hablará de “ese” hábito o receta que les ha funcionado de maravilla.

 

Empezamos con:

 

Hidratación 

 

“Muchas personas creen que el cabello no les crece, pero la verdad es que la mayoría olvida hidratarlo”, nos cuenta Railin Pichardo. Para ella la hidratación es clave si queremos ver nuestros rizos largos. “Así”, explica, “evitamos que a medida que nuestro cabello crece este se quiebre”.

 

¿Con qué hidratas tu cabello?

“La manera más sencilla de hidratar nuestro cabello es a través de una correcta selección de leave-ins o mascarillas”, nos cuenta Rai. Para ello cada uno tiene que conocer los ingredientes que más le favorezcan, lo cual varía de cabeza en cabeza. En su caso, por ejemplo, sus rizos prefieren los leave-ins cremosos a base de aceites naturales, que además de hidratar permiten que su cabello se desenrede más fácil.

 

Nos cuenta que una de las mascarillas caseras que más utiliza contiene los siguientes ingredientes:

• Aceite de coco

• Aceite de oliva

• Su acondicionador favorito

 

“Esta me gusta utilizarla a modo de pre-poo, es decir antes del lavado pues así consigo que mi cabello se hidrate sin dejarlo grasoso”, explica.

 

 

Ingredientes naturales 

 

Muchos de los remedios para estimular el crecimiento de nuestro cabello están a tan solo unos pasos de nosotros. Probablemente tenemos todo un botiquín de crecimiento  en nuestra despensa al que no le sacamos el provecho. Y si no, bueno en cualquier visita al supermercado podemos surtirnos de lo mejor.

 

Stacy Perez nos cuenta que lo que más le ha funcionado para hacer crecer su cabello es darse masajes con extracto de jengibre.

 

“Raspas el jengibre y lo pones a hervir en una hoya con agua hasta que vote una especie de jugo. Luego lo cuelas para que la mezcla quede sin pajitas”, indica. “Lo mejor para que se preserve por más días es ponerlo en un recipiente de vidrio en la nevera”.

 

¿Cómo lo usas?

Según me explicaba Stacy, usar el jengibre “no tiene ciencia”. Luego de conseguir la mezcla, uno toma un poco y lo aplica directamente en el cuero cabelludo, interdiario, hasta el día de lavado. Ojo, tiene una sensación mentolada por lo que puede arder un poco a las personas que tienen el cuero cabelludo sensible. Para evitar esta sensación, aconseja añadir un poco de aceite de coco o diluirlo en más agua.

 

 

Mientras Wendy Castillo, que también se inclina por los ingredientes naturales, nos comparte su bomba de crecimiento. Consiste en una especie de gotero casero que se logra mezclando aceite de coco, oliva y almendras con romero, jengibre y esencia de menta.

 

“Luego de que tienes todo, lo dejas fermentar en un recipiente de vidrio de una a dos semanas. No lo metas a nevera, pero tampoco que lo dejes frente a la ventana que justo le da más el Sol en tu casa. Lo mejor es que lo mantengas cerrado a temperatura ambiente”.

 

¿Y luego?

“Cuando ya esté todo fermentado, mueves la mezcla antes de aplicarlo en tus raíces”, comenta. “Me lo pongo dos veces por semana, y la segunda vez trato de que coincida con el día en que me voy a lavar el cabello para hacer el efecto invernadero”. Explica que esto consiste en humedecer un poco el cabello antes de la aplicación y luego, ya con ella puesta, ponerse un gorro plástico. Con ello, permitiremos que el calor generado por nuestra cabeza se concentre mientras dormimos.

 

“Además de utilizar este tipo de remedio, no podemos descuidar nuestra hidratación interna”, indica. “Nuestro cabello siempre reflejará cómo se encuentra nuestro cuerpo, así que si estamos deshitratados porque no bebemos mucha agua, así estará nuestro cabello”.

 

Actitud positiva

 

Treisy de León es de las que creen que disfrutar el largo de nuestro cabello es la clave para que este crezca. Nos dice que cuando tomó la decisión de hacerse su gran corte luego de una breve transición a penas tenía “una uña” de crecimiento (más o menos un centímetro de largo).

 

El largo que ven en la foto lo consiguió después de un año. “Siento que una de las claves para que mi cabello creciera sano fue disfrutarme el proceso y no darle mente. A veces el mismo estrés que tenemos de lucir el cabello de cierta manera puede influir a que no veamos el resultado, por que créanme que el cabello crece todos los días”.

 

Básicamente, se trata de no volvernos nuestro propio enemigo. Cuando estamos bajo mucha presión o estrés de cualquier tiempo, nuestros folículos pilosos se debilitan y, por consiguiente, el pelo se cae de manera excesiva y abundante. Uno de los frutos de cuidar de nuestra salud mental será un cabellera abundante, ya sea haciendo que lo hagamos a través del ejercicio, zumba o cualquier actividad que te permita botar el estrés.

 

Hasta aquí llegamos por hoy. Si tienen algún remedio casero que quisieran compartir con nosotras, no olviden dejarlo en un comentario.

 

Las quiere,

 

His