¡Hola, chicas! En víspera del día de las madres, hemos puesto un corcuso en nuestras redes para escribir una carta a mamá y ganar una cita en conjunto en Miss Rizos Salón. La verdad que debo decir que ustedes se la votaron; todas las cartas fueron muy conmovedoras. Elegir una ganadora no fue fácil para mí y mi equipo, por lo que decidimos escoger tres de las más emotivas y que representan la importancia del amor materno en nuestras vidas.

 

16 de mayo del 2018

Santo Domingo, D. N.

 

 

Señora Ramona García Tavares.

Departamento de Lucha y Esfuerzo.

 

 

Querida, amada, adorada mami:

 

Después de un amoroso, caluroso y grandote beso las presentes líneas son para decirte que no encuentro palabras para describir el orgullo que siento, y las infinitas gracias que le doy a Dios porque me dio la oportunidad de ser tu hija.

 

Eres la persona más amorosa y cariñosa (a pesar de tu bocota tan dura, eres como dice el refrán, boca de diablo y corazón de Dios) que he podido conocer, a pesar de haber perdido a tu madre siendo todavía una bebé (1 año), y no recordarla; eras la persona más complaciente, generosa y de buen corazón en otras palabra un buena apoyadora y alcahueta. Si me dijeran que podría volver a nacer te volvería a elegir como mi mami otra vez.

 

Me encanta hablar contigo, reír contigo y hasta pelear contigo, eres todo un espectáculo.

 

Sé que no te he dado todo lo que siempre soñaste ir ver el puente de San Francisco, y comprarte una casita,  pero sé que todavía tenemos tiempo por delante (espero en Dios), para por lo menos cumplir una de ellas.

 

Por otro lado, nunca pensé que una mujer tan recta como usted, que todo había que hacerlo por la regla y cuidao, se pudiera tan derrengada  y diera un cambio de 360 grados por una nieta, santo cielos, hasta para regañar a mi hija tengo que pedirte permiso, que cambio, jajajajajajaja, pero me encanta ver la complicidad entre ustedes.

 

Gracias Dios por la madre que me diste refunfuñona, peleona, recta, pero la vez, amorosa, dedicada, inteligente, trabajadora, luchadora,  como siempre te digo Santa Teresa de Calcuta, que dejas de comer para dársela a otro.

 

Me despido con un gran abrazo,

 

De tu niña que te quiere

 

Librada Suberbi

 

 

Nota: Sion Mami.

 

 

Segunda carta

 

Para: Mami Leidy

 

 

Hola mami, hace mucho que no hablamos… Bastante en realidad. La verdad, no sé como iniciar; quisiera contarte tantas cosas que han pasado pero una carta no sería suficiente, aún así, trataré de expresarme de
manera breve.

 

Te recuerdo, sí, te recuerdo a pesar del tiempo. Tengo tu imagen fresca en mi mente y recuerdo casi todo de ti: tus manos y ese esmalte rojo que tanto usabas; tu rostro adornado con una sonrisa (esa sonrisa que sacó
Massiel, tu hija menor); tu pelo tan versátil, el cual te encantaba llevarlo suelto cantando canciones de Gloria Trevi; te recuerdo bailando “mi mayor venganza será, seraaaaaaaa que te quedes con él…” Con tu toca
cassettes; te recuerdo, mami, ¡Te recuerdo! Te recuerdo haciendo recetas e inventando galletas (como aquellas que arruiné agregándoles talco en vez de harina)… Te recuerdo… Y tu, ¿me recordarás?

 

Estamos en mayo, mes de las madres y te confieso que antes me dolía cada vez que llegaba este mes. Ver que no estabas presente en mis presentaciones por motivo de las madres; el no poder entregarte ese regalito que hacíamos en el cole o no poder cantarte el himno a las madres, me dolía. Me hacía sentir enojada con la vida y sola.

 

Tuve una infancia difícil. Conocer la depresión a los 7 años fue duro; “todo era culpa de tu ausencia”, me decía. En mi vocabulario no faltaba: “si mami estuviera aquí, las cosas serian distintas…”, sí que habría sido
diferente, pero ahora que soy adulta comprendo mejor las cosas. Ahora comprendo que la vida no siempre es color de rosa pero después del invierno, siempre habrá una primavera; ahora comprendo que Dios es soberano y su voluntad es perfecta y si te mando a buscar era porque ya habías cumplido con tu encomienda aquí en la Tierra; ahora veo que nunca estuve sola y que realmente has estado todo el tiempo ahí, en lo más profundo de mi corazón, recordándome que la vida es bella y se vive mejor cantando y bailando… Ese el recuerdo más vivo que tengo de ti…

 

Gracias, mami, por haber sido la mejor madre del mundo en tu paso por la Tierra.

 

De tu hija mayor:
Te quiere, Halley.

 

 

Tercera carta

 

Carta a mi mamá

 

Tengo tantas cosas que decirte que no sé por donde iniciar.

 

Quiero darte las gracias por cuidarme y tener el valor de protegerme entre tus brazos sin importar lo que dijera las demás personas, gracias porque siempre estuviste allí cuando más te necesité, por todos esos días de pesar en el colegio donde llegaba a casa llorando por que los niños me relajaban por mi estilo de cabello, y tu con una linda sonrisa me decías: no le hagas caso se ríen por que tu cabello es el más bonito, vaya forma de calmarme.

 

Gracias por cuidar de mi dolor cuando estaba enferma y por esperar que me mejorara sentada en la bañera y sujetando mi cabeza mientras yo vomitaba, por ir a mi cuarto a cada segundo solo a preguntar “ ¿te mejoraste?”.

 

Gracias por esos días que te quedabas sin dormir preocupada  por que yo aun no había llegado a casa o por esos días que pasabas en velas observando de que no me picara algún mosquito, y yo sin entender lo que hacías. Gracias por ser esa madre, amiga, consejera, profesora y hasta mecánica que sabe arreglar todos los electrodomésticos, aunque te sobren piezas eres la mejor.

 

Por apoyarme en cada uno de mis sueños, proyectos y hasta inventos de cocina, aun así cuando estabas cansada ibas y me decías en qué te ayudo, gracias por probar todos mis bizcochos y galletas que tan mal me salían para darme tu sabia crítica.

 

¿Y es que sabes qué?,tengo la mejor mamá del mundo fuerte al educarme y delicada al protegerme..cada día le doy gracias a Dios por que tu seas parte de mí, una mamá todo terreno, ¡Por que sin ti yo no sería yo!  Te amo mucho.