¡Hola, hola!

 

Por aquí me cuentan que en el pasado artículo estuvimos conversando un poco de cómo proteger nuestro cabello. De hecho, que todo el mes lo hemos estado dedicando a este tema.  ¡Me parece excelente! pues la verdad es que ningún cabello, de ninguna textura, por más productos finos y técnicas maravillosas que usemos, se va a ver bien si no está bien por dentro. ¡Punto!

 

 

Ya que estamos claros de que la protección y la salud son primero, te voy a compartir cuál es el paso que más disfruto y que mejor me funciona: ¡los tratamientos caseros!

 

Es divertido, fácil, y lo más chulo: barato 😉 . Antes de empezar hay que tener en cuenta que todo en exceso es malo, que hay que aprender a identificar los síntomas que nos arroja nuestro cabello antes de tomar una decisión acerca de qué mix queremos untarle y finalmente, que hay ingredientes y “pociones” para cada cabeza, gusto y necesidad. Yo hoy voy a presentarte mis principales recetas, mis favoritas y las que atienden a los problemas más comunes.

 

Receta #1: Hidratación, hidratación, hidratación

 

 

Esta es la receta que más utilizo en cuanto a inventos caseros se refiere y nunca me falla. Mi cabello, como el de muchas rizadas, es bastante seco y siempre le cae bien ese empujoncito de hidratación extra.

 

¿Qué necesitas?

Aguacate
Aceite de oliva
Aceite de coco
Acondicionador de uso diario libre de siliconas

 

¿Qué harás?

“Maja” el aguacate (según el largo de tu cabello, mi largo es medio y uso un tercio de aguacate) hasta que quede como un puré (yummy!), agrega dos cucharadas de cada aceite y un poco de acondicionador para agregarle consistencia de tratamiento. Aplícalo en todo el cabello con atención a las puntas, y déjalo con un gorrito de baño por media hora. Retira y continúa con tu rutina. ¡De nada! ♥

 

Receta #2: Fortalecimiento de las hebras

 

 

Sobre todo para las chicas con porosidad alta, un tratamiento de proteínas no cae nada mal cada cierto tiempo para rellenar las hebras y fortalecerlas. Eso sí… ¡no abuses! El uso en exceso de proteínas puede llegar a alterar el patrón del rizo y crear daño en general.

 

¿Qué necesitas?

Un huevo
Una cucharada de mayonesa o yogurt griego
1 cda de Aceite de oliva
2 cdas de Miel

 

¿Qué harás?

Mezcla bien todo en un recipiente hasta que quede la menor cantidad de grumos, aplica en tu cabello, tapa con un gorrito de baño y deja por 20 minutos. Es normal que tu cabello se sienta un poco duro al tacto, usa tu acondicionador regular luego del tratamiento y todo súper.

 

 

Receta #3: Démosle un chin de cariño a nuestro cuero cabelludo

 

 

Pobre cuero cabelludo… siempre se olvidan de él. Todos deberían saber que un cuero cabelludo limpio y saludable evita la caída del cabello, la caspa y estimula el crecimiento. ¡Mejor le prestamos atención!

 

¿Qué necesitas?

Aceite u hojas de romero
Vinagre de cidra de manzana
Agua

 

¿Qué harás?

Opción uno: mezcla una taza de agua con un tercio de taza de vinagre y dos cucharadas de aceite de romero.

Opción dos: hierve dos tazas de agua con media de vinagre y varias hojas de romero.

En ambos casos, masajea la mezcla en tu cuero cabelludo antes de lavar y déjalo puesto durante aproximadamente una hora. ¡Sigue tu rutina como de costumbre!

Aquí terminamos. Mezcla una que otra receta con los tips que te hemos dado anteriormente y tu cabello va a estar mejor que lola antes de las doce cuando a salud (y aspecto) se refiere. ¿Tienes una receta que es un bum y te gustaría compartirla? ¡Déjala en los comentarios!

 

Un besito 😘,

 

Dahian.