Tener dudas respecto a tu cabello es más normal de lo que crees; y es que hay tantas interrogantes que puedes hacerte: por qué no crece, por qué se quiebra o se sale demás. La semana pasada te comenté sobre las causas detrás de estas y otras señales de alarma que emite nuestro cabello. Hoy abundaré sobre unas de las opciones a las que podemos recurrir cuando nuestros rizos nos piden más protección: los peinados y estilos protectores.

 

¿Qué son? ¿Cuáles son sus beneficios?

 

 

 

Me encantó como lo planteó la página curlcentric : utilizamos el protector solar para cuidar nuestra piel de los efectos adversos del sol, instalamos sistemas de seguridad en nuestros hogares para protegernos de posibles robos, tenemos seguros de vida por si alguna eventualidad nos pasa y que nuestros seres queridos queden salvaguardados.

 

En fin, en nuestra vida integramos diferentes mecanismos de protección para cuidar aquello que consideramos valioso de riesgos que puedan perjudicarlo de alguna manera. Así que si uno de tus objetivos es mantener tu cabello sano y a salvo de los daños, entonces deberías considerar incluir los estilos protectores en tu rutina.

 

Los estilos protectores son peinados que reducen la continua manipulación de nuestros rizos, al guardar el cabello de los agentes del ambiente que pueden dañarlo (polvo, brisa, sol, por mencionarte algunos). Como te explicó Carolina en un artículo anterior, algunos ejemplos de estos son los twists, trenzas,  locks y bantu knots (envolver todo el cabello en moñitos); así que tienes variedad para experimentar.

 

 

Entre los beneficios que tienen están: proteger las puntas (que son la parte más vieja y en muchas ocasiones la más frágil de tu cabello), reducir los nudos y enredos y ayudar a mantener el cabello hidratado.

 

Claves para hacer un estilo protector en casa

 

 

Los siguientes tips vienen de mi experiencia y de lo que me ha funcionado; y claro si sigues algún otro paso o sigues una combinación de productos distinta ¡me muero por leerla! Puedes dejarla en un comentario abajo.

 

El mes pasado utilicé twist casi todas las semanas, y aunque te confieso que me sentía medio excéntrica porque siéndote sincera no hay muchas personas que salgan con sus ‘gajitos’ al aire, percibí la diferencia sobre todo en la corinilla, que es donde se encuentra la parte más crespa de mi cabello.

 

Me turnaba entre usar o no gel, variando entre una combinación de leave-in, crema y aceite (L.O.C.) y a veces solo leave-in, gel y aceite. Entre una y otra noté que Willie (como le digo cariñosamente a mi cabello) tomaba más frizz cuando no utilizaba gel, pero se sentía mucho más suave, y si eres como yo y el volumen te agrada, entonces podrás alternar con facilidad. Lo importante es que no olvides aquel producto que te dará definición; mi secreto y con lo cual siento que he protegido más mi cabello fue con aplicar un poco más de producto en las puntas para asegurarme de envolverlas bien. Así también puedes hacerte braid-outs o bantu-knots.

 

Puedes ver cómo hago mis twists, dándole clic a este enlace.

 

Inspiraciones: Ideas de peinados y estilos  

 

Ahora bien, esto es algo básico, pero si quieres lucir un estilo protector a todo lo alto hay opciones más complejas. En Miss Rizos Salón tenemos  un catálogo bastante amplio de donde puedes escoger, aquí te comparto algunas de mis favoritas:

 

Espero que este artículo te haya ayudado y como siempre se vale compartirlo con alguien que creas que lo necesite.

 

¡Besos y Abrazos!

 

His