Después de quitarme las box-braids en enero, decidí que este iba a ser el año en el que por fin iba a abrazar el volumen de mi cabello. Por mucho tiempo estuve obsesionada con lucir unos rizos totalmente definidos, y nunca le di una verdadera oportunidad a Willie (como le digo de cariño a mi pajón) de ser libre en toda su expresión: estuviera controlado o grande.

 

Aquí se los presento en su estado natural, después de 4 días de haberlo estilizado.

 

Me encanta tocarlo y revolotearlo con mis manos cuando está así ❤ pero tengo que admitir que hay partes que ya me piden mimo, sobre todo en la coronilla, y que huele graciosito (si saben a lo que me refiero).

Antes de decidir hacer ejercicio al menos tres veces por semana – y ejercicio de verdad, con el que pierdo el aliento y sudo pila’- lograba que mi homemade wash and go durara una semana o más, utilizando la selección de productos que tengo, que son de consistencia ligera por como prefiero sentir mi cabello. Y no es que no pueda volver a refrescarlo; sin embargo, les confieso que a veces no quiero utilizar ese tiempo cuidando a Willie.

 

Entonces, viendo que los rizos se sentían algo resecos al volver a correr o hacer zumba, dije: ¿Y qué tal si pruebo con un twist-out? Este estilo es súper famoso por ayudar a mantener el pelo hidratado, y también por unificar las diferentes texturas, así que hay mucho que ganar en este experimento.

 

Añoñando un poco a Willie

Para combatir la resequedad, decidí hacerme un pre-poo bien básico, con tratamiento profundo y aceite de almendra. Primero dividí mi cabello, al ojo por ciento, en cuatro secciones que fui humedeciendo con mi atomizador para después aplicar el producto.

 

 

El agua no tiende a penetrar fácilmente mi cabello, así que después de rosearla, procedí a masajear levemente. Repetí el paso cuando me puse la mascarilla y, ayudándome de mis dedos, me desenredé algunos nudos.

 

Aquí les muestro en detalle como lo hice.

 

Al terminar, usualmente busco mi gorro y me doy un poco de caliente en una especie de secador que tengo (se los enseño más abajo). Como el día en que les preparé este material no me había desayunado; además de que tenía que hacer algunos oficios, recurrí al calor inducido. Primero cubrí con una funda plástica del super y luego con mi gorrito de baño.

 

 

Los productos que utilicé para este paso fueron:

– Hair Soufflé de Afro Love (lo pueden conseguir en la Sirena)

– Aceite de almendra de Virgin Nature (lo pueden conseguir en el Bravo)

 

¡A lavar se ha dicho!

Me retiré el tratamiento con muucha, pero muuucha agua. Pasé más o menos una hora con él puesto en lo que iba resolviendo varias cosas; ustedes pueden dejarlo por menos tiempo si quieren (la leyenda de la mascarilla sugiere dejarla entre 10 a 15 minutos si aplican calor y de 35 a una hora si no).

 

Esta semana me tocó hacerme un co-wash; ya que al igual que Mariely, trato de turnarme y así reducir la cantidad de champú en mi rutina. Yo hago un co-wash medio raro para evitar exceso de residuos: en otro atomizador que tengo, diluyo una parte de acondicionador en tres de agua, y esto me lo aplico directamente en el cuero cabelludo, masajeándo profundamente – casí como si fuera a sacarle brillo-. Después lo uso normal, directo del pote, para darme otra lavada y listo.

 

 

El acondicionador que uso es el Aussie Mega Moist. Este no aparece aquí, o por lo menos yo no lo he encontrado. Yo les recomiendo utilizar el que tengan disponible y les funcione para estos fines. Si siguen estos pasos o lavan como usualmente lo harían con su champú, les dará los mismos resultados.

 

Después, ya saben como seguimos: más agua otra vez para retirar y seguimos.

 

Vueltas y vueltas

Fui haciendo los twists tomando cabello de a poco desde mis cuatro secciones. Como no quería una espiral tan pequeña o definida los hice medianos. Apliqué el leave-in/ crema reparadora de Cantu Shea Butter, desenredé con el cepillo definidor que venden en Miss Rizos Salón; luego me puse un poco de nuestra mezcla de aceites , frotando el producto como les mostré al principio.

 

 

Ya cuando siento el cabello saturado de estos dos productos, comienzo a hacer los twists; que es envolver el cabello en sí mismo en una trenza de dos. Cerca de terminarlos, me puse un poco más de crema en las puntas, hasta si es necesario paso el cepillo nueva vez, para asegurarme que selle bien.

 

Lo que me funcionó fue concentrarme en envolver bien las secciones, asegurándome de que no se fueran soltando conforme avanzaba por mi cabello. Les muestro uno de los que me hice detrás:

 

 

Ya sé; muy rápido, ¿verdad? Aquí les tengo otro pedacito desde adelante.

 

 

Y como quería soltarlos al día siguiente, me puse bajo el secador por 30 minutos en calor moderado. El resultado sería algo como esto:

 

¡Ta-da!

Para dormir, guardé mi cabello en un gorro de satén y, recién en la mañana, deshice las trenzas con un poco de la mezcla de aceites en las manos, moviendo los twists al sentido contrario del que los hice. Se sentían súper suaves y, contrario a lo que temía, pude conseguir volumen de una vez.

 

¡Así quedó mi twist-out!

 

 

PS. Para las chicas que les interesa obtener unos rizos más definidos en su twist-out, les sugiero que:

Utilicen un gel junto a su crema de peinar o leave-in.

Traten de dividir el cabello en secciones más pequeñas.

No lo suelten el primer día. Especialmente si está lloviendo o si no los sienten completamente secos.

Espero que este estilo les permita jugar con sus rizos y mantenerlos hidratados por más tiempo.

 

Las quiere,

His.