A la hora de estilizar mi cabello me gusta mucho experimentar (que para mí es curiosear y practicar muchos métodos que encuentro en Youtube). De todos los que probé hasta ahora, el Shingling es el que me ofrece los resultados que busco al dejarme unos rizos bien separados y darme el volumen que quiero.

 

Sí, les puedo decir que una dura mucho tiempo al realizar este método, pero señores… ¡Vale la pena! Yo me ejercito varias veces a la semana -sudor-, ando a pie – lo que implica lidiar con el clima, que últimamente está un poco loco-; y con todo, el estilo me dura toda la semana. Además, me ayuda a combatir el encogimiento al mantener la hebra alargada. Sé que ahora no me entienden muy bien, pero les explicaré paso a paso.

 

Les recomiendo que pongan su serie favorita o una película que tengan muchas ganas de ver si se deciden a probar esto. Yo aprovecho mis días libres para hacerlo.

 

Pero antes…

La noche del día antes, humedezco un poco mi cabello (para hacerlo más fácil uso un atomizador) y aplico aceite en toda la cabeza, especialmente en la coronilla que es donde tengo mi textura más seca. Una vez siento que está bien distribuido, me doy unos masajes en el cuero cabelludo.

 

Yo hago este pre-poo con aceite de coco porque es el que usualmente tienen en mi casa y me agrada el olor, pero pueden hacer lo mismo con el que prefieran. Me pongo un gorro plástico con el que consigo una especie de efecto invernadero y a dormir.

 

Vamo’ a empeza’

 

 

Usualmente me turno entre co-wash y lavar con champú. Esta semana sentí que mi cabello tenía mucho residuo así que utilicé el champú exfoliante Briogeo Scalp Revival. Para mí, este producto logra limpiar profundamente sin eliminar los aceites esenciales del cuero cabelludo lo que me deja el cabello manejable para el siguiente paso: desenredar.

 

 

Para este paso utilizo una cantidad generosa del acondicionador Briogeo Curl Charisma, que me ayuda a deshacer los nudos con facilidad, tan solo divido el cabello en dos y con ayuda de mis dedos y del cepillo de Tangle Teezer termino en menos de 10 minutos (¡Ayuda que no tengo una gran cantidad de cabello!). Retiro con abundante agua, hasta que siento que en el cabello no queda nada de producto.

 

Luego me pongo el tratamiento de Briogio Don’t Despair, Repair! Este viene normal (en pote), pero la versión que utilicé trajo dos pasos: uno, que contiene el tratamiento, el cual me apliqué primero; y otro, que trae un gorro que contiene unos aceites que se activan al masajearse el cabello. Arriba de esto me cubrí el cabello con otro gorro especial, el cual pongo en el microondas un minuto y me ayuda a distribuir en calor como lo haría un secador. Aunque el sobre dice que esto se deja por 15 minutos, en verdad yo lo retiro después de una hora con abundante agua.

 

 

Vamo’ a dale forma

 

 

Lo primero que hago es ponerme un gotero de fortalecimiento capilar, con el cual me doy un leve masaje. El que utilizo es de Maka Drops y fomenta el crecimiento también. Es una marca local, me gusta mucho porque tiene jengibre y me agrada la sensación que produce.

 

Después de esto, divido el cabello en 6 secciones. La forma en la que me aplico los productos es uno a la vez; es decir, no por sección, porque me confundo y luego no recuerdo si a esa le apliqué o no.

 

 

Comienzo por el leave-in Briogeo Curl Charisma. Solamente en la parte del centro me pongo la crema Lush R&B Hidratante Capilar y después me pongo el gel de la línea de Briogeo. Este me gusta porque puedo conseguir volumen con él, al mismo tiempo que define el cabello; además de que tiene una consistencia ligera.

 

A lo que vinimo’

Después de que me aplico todos los productos, tomo la primera sección y aplico la técnica del Shingling: esto es separar con mis dedos rizo por rizo y halarlo suavemente hacia abajo. Yo lo explico de la siguiente forma: es como halar los lazos de regalo con la tijera. En esto me tomo como una hora.

 

Si tienen la hebra más gruesa que yo o más cabello, pueden hacer lo mismo con secciones más grandes o solamente hacerlo en la parte de la coronilla.

Ya con todo el producto puesto, tomo secciones de mi cabello y, agarrándolos en mi mano, lo subo hasta mi cuero cabelludo, apretando levemente (crunch). Así me aseguro de que el cabello se rice completamente ya que hay partes que, utilizando este método, me quedan muy planas. Luego uso el difusor para acelerar el proceso de secado ya que al tener porosidad baja mi cabello dura mucho en esto.

Uso una mezcla de aceites de L’Oreal Elvive para sellar y quitar la dureza del gel; también me sirve para separar algún rizo que haya quedado muy pegado sin causar frizz. Luego, para conseguir un poco más de volumen utilizo la peineta.

Usualmente no me gusta mi cabello del primer día, sino tal vez el del tercer día ya que toma más volumen. Para mantener mis rizos duermo con una almohada de satén y una piña.

Aquí les dejo unas fotos del antes y el después

 

PS. Todos los productos que utilicé se pueden comprar en línea. Sinceramente creo que pueden seguir esta rutina con cualquier marca que tengan; si tienen buenos ingredientes, lo importante para lograr esta técnica es la aplicación.

 

Recuerden que las rutinas no le funcionan a todo el mundo o a veces nos funcionan solo por un tiempo, por eso es  bueno que nos mantengamos siempre abiertas a jugar con nuestro cabello. Si les interesa ver otros métodos que he probado, pueden visitar mi perfil de instagram.

 

No’ vemo’,

 

Mariely