A la hora de estilizar mi cabello, trato de conseguir 3 cosas muy importantes: definición, humectación, y que el peinado se mantenga con los días. Después de mucho ensayo y error, encontré una técnica que cubre mis tres requisitos, y aunque parezca demasiado bueno para ser cierto, los gajitos, ricitos de dedos o finger coils resultaron ser mi rutina principal.

 

El proceso es largo, pero para mí vale la pena no tener que refrescar mi cabello varias veces en la semana; cosa que resulta necesaria cuando me hago definición normal (wash and go), pues mi textura y patrón de rizos no conservan la definición por mucho tiempo. Otra de las ventajas que le veo a los gajitos es que ahorro producto, ya que aplico justo el necesario sección por sección, exactamente en el mechón que estoy estilizando, como verán en las imágenes más abajo.

 

Aquí les comparto mi rutina paso a paso, con la esperanza de que aprendan algo nuevo sobre cómo llevar su cabello.

 

Técnica: gajitos, ricitos de dedos o finger coils.
Ventajas: se seca rápido,  logra una buena definición, usas menos productos.
Desventajas: debes dedicarle un buen rato a definir sección por sección.

 

Para comenzar, les comento que suelo hacer mi lavado y definición en el fin de semana. Tomo clases de natación, por lo que hidratar mi pelo luego de estar en una piscina con cloro es muy importante. Normalmente, así se ve mi cabello antes de lavarlo.

 

Usualmente preparo un tratamiento casero, licuando: guineo, aceite verde y un poco de acondicionador. En este caso, usé el de Argan Oil, que se encuentra en varias tiendas locales.

 

 

Antes de aplicarlo, me aseguro de tener el pelo mojado y divido en varias secciones. Aplico el tratamiento como pre-poo (antes del shampoo) por lo que en esta etapa usualmente está enredado.

 

 

Luego de aplicarlo en todo el pelo, me hago un moño alto y espero de 15 a 30 minutos.

 

Suelo colocarme un gorro plástico (una funda de supermercado puede resolver) y me siento a leer o descansar un rato. En esta ocasión me senté a beber café en la taza de mi cuñado. Si tienes un secador en casa, puedes sentarte 5 minutos bajo el calor medio. Esto ayuda a que tu cabello asimile el tratamiento mejor.

 

Pasado el tiempo de espera, me lavo el cabello. Los productos que estoy utilizando son los TGIN, que compro por internet. Los conocí­ a través de Instagram y han sido una excelente adición a mi rutina. Suelo desenredar mi pelo en la ducha con un peine de dientes anchos, como el que ven en la foto.

 

Ahí comienzo por sacar el tratamiento con agua caliente y luego lavo con solo un poco de shampoo. Solo lavo con shampoo cuando uso tratamientos caseros, y lo aplico directamente en mi cráneo y no a lo largo del pelo. Esto es porque las frutas y otros ingredientes comestibles pueden oler un poco mal si no se enjuagan apropiadamente.

 

De utilizar algún tratamiento profundo de pote, o sea que compré en la tienda, solo lo retiro el con agua caliente y procedo con un co-wash  (lavado con acondicionador). Esto es porque el shampoo quitaría la humectación que acabamos de aplicar.

 

Una vez mi pelo está desenredado, saco casi todo el acondicionador con agua fría. El que utilizo es un leave-in, por lo que no me interesa dejar mi pelo sin el producto, en especial en la parte de alante que es mi zona más reseca.

 

Desenredo mi pelo con agua caliente, pues esta ayuda abrir la cutícula y asimilar los beneficios de mi tratamiento y el acondicionador. Pero al terminar, uso agua fría para cerrar la cutícula y prevenir el frizz. Mi cabello es de baja porosidad, por lo que este proceso es muy importante para lograr el brillo que busco.

 

Antes de salir, aplico un poco de mi tratamiento de yuca y plátano de Shea Moisture. Este sirve para fortalecer el cabello y prevenir que se parta.

 

 

Para distribuir mejor, uso un cepillo tipo denman que compré en Miss Rizos Salón y luego hago un movimiento similar a exprimir por secciones, para asegurarme que llegó a todo la cabellera y no solo la superficie. Luego me pongo mi toalla de microfibras, para absorber el exceso de agua mientras me ducho 😀

 

Una vez salgo de la ducha, me pongo cómoda, busco una película y me dedico a hacer los gajitos.

 

En este paso uso tres productos:

1. Una manteca o aceite humectante (El Butter Cream Daily Moisturizer de TGIN)

2. Un gel (Curl Bomb Moisturizing Styling Gel de TGIN)

3. Y una crema para peinar con mucho agarre (Every Strand Simply Curls Coco Oil and Shea Curl Creme)

 

Para comenzar, divido el pelo en capas (puede ser también por secciones) y agarro el resto en un moño.

A veces siento que mi pelo necesita un poco más de agua para manipularlo, así­ que mantengo mi atomizador cerca.

Primero aplico la manteca.

 

Luego un poco de gel.

 

Y por último la crema definidora o curling creme.

 

 

Luego de que el producto está bien distribuido, me dedico a separar rizo por rizo con los gajitos.

 

Para hacer los gajitos, saco un pequeño mechón y comienzo a hacer un movimiento de espiral a partir de una pulgada del cuero cabelludo. Los hago bien pequeños, aunque los finger coils tradicionales requieren usar secciones más grandes para después separar. Mi cabello es muy propenso al frizz, por lo que prefiero gajitos más pequeños para no tener que manipularlo después de que seque.

 

Una vez termino con esa sección, utilizo mi peine para dividir otra capa y continuar el proceso hasta completar toda la cabellera.

 

 

Así queda mi cabello al terminar con todas las secciones. Como pueden ver ya está comenzando a secarse, gracias a que lo dividí por capas.

 

 

El movimiento de que hago al definir los rizos también ayuda a sellar las cutículas, por lo que el cabello retiene la humectación por más tiempo.

 

En esta ocasión usé el difusor, aunque este paso es opcional y suelo dejar que seque al aire.

 

 

El difusor tiene la ventaja de secar el pelo sin maltratarlo y añadir volumen en unos pocos minutos. Aunque trato de no abusar, porque como mencioné antes, mi cabello es muy propenso a empajonarse.

 

 

Y para que puedan ver la diferencia en cuanto a brillo y definición, aquí les comparto una foto del primer paso y otra que tomé al día siguiente, cuando mi pelo estaba totalmente seco.

 

 

Es un proceso largo, y quizás no lo adapten para su rutina semanal (como yo), pero en mi opinión, mantener la definición por toda la semana y el ahorro económico en productos para peinar vale toda la pena. Además, este estilo me permite unificar las diferentes texturas de mi cabello.

 

¿Qué les parecen los gajitos? ¿Los intentarían en casa? Cuéntenme en los comentarios.

 

P.D.: Subí un video acelerado de todo el proceso en mi Instagram. Pasen por ahí si quieren verlo 🙂