El fin de año es la época perfecta para revisar nuestra rutina capilar y evaluar esos productos, accesorios y viejos hábitos que guardamos desde hace mucho. Una vez nos acostumbramos a una rutina, es fácil olvidar que siempre hay espacio para mejoras que nos permiten ahorrar tiempo, dinero y mejorar la salud de nuestro pelo.

Aquí comparto 5 cosas que podemos hacer para comenzar el año nuevo con renovado amor por nuestros rizos.

 

1. Revisa tus productos

Luego de un año, probablemente hemos acumulado algunas botellas de productos en nuestro tocador. Este es el mejor momento para descubrir si realmente queremos volver a comprarlos… o no.

 

Revisemos cuáles productos a penas tocamos, cuáles guardamos a pesar de que no nos agradó cómo nos dejaban el cabello, y cuáles están vacíos y no hemos tirado a la basura.

 

Si tenemos algún viejo y confiable producto, sería bueno confirmar que estén en buen estado, pues aunque los productos para el pelo no tienen fecha de expiración, puede que se dañen.

 

Tiremos a la basura los que tengan un olor diferente o hayan cambiado su consistencia. Los elaborados con ingredientes naturales tienen una vida más corta, y si tendemos a disolverlos en agua, aún menor. Observemos de manera especial los que guardamos cerca de una ventana, donde el calor del día puede afectar su integridad. Un producto “pasado” probablemente no afecte nuestra salud, pero tampoco tendrá el efecto deseado.

 

2. Lava y cambia tus accesorios

¿Cuándo fue la última vez que limpiaste tu cepillo? ¿Y tu peine? Aprovecha la limpieza de productos para quitar todas las hebras viejas de tus accesorios de peinar, y remojarlos en agua tibia con unas cuantas gotas de tu shampoo favorito.

 

Dejémoslo escurrir bien antes de volver a utilizar. Los cepillos pueden acumular grasas, cabello y sucio que podrían afectar nuestra salud capilar.

 

¿Otro utensilio para lavar? Nuestro atomizador (botellita de spray), en especial si a veces diluimos productos en él. Aunque solo lo uses con agua, estos envases están propensos a acumular bacterias que estariamos rociando sobre nosotras sin darnos cuenta. Es bueno que los laves periódicamente, dejando escurrir y secar completamente antes de volver a llenar.

 

Si usas pinchos, revisa que todos tengan sus cabecitas en buen estado, y que no estén oxidados. De paso revisa si tu gorro o almohada de satén necesitan ser remendados (o cambiados).

 

3. Tratamiento desintoxicador

No hay mejor manera de comenzar el año que haciendo “borrón y cuenta nueva” en nuestro cuero cabelludo. Con un tratamiento desintoxicador, podemos remover la acumulación de productos y permitimos a nuestras raíces respirar nuevamente.

 

Podemos usar uno o comprarlo, así como también hacer una cita en Miss Rizos Salón para que las estilistas lo hagan por nosotras.

 

4. Probar una rutina nueva

Ya que se acerca un año nuevo y con este nuevas posibilidades, ¿Por qué no probamos otra rutina para el cabello? Ya sean nuestras ganas de un cambio, o el hecho de que aún no damos con la técnica adecuada, los inicios de año son ocasión perfecta para probar cosas nuevas.

 

Quizás sea un peinado protector, o descubrir ese paso extra que nos dará los rizos que buscamos. ¡Probando es que se sabe!

 

5. Cortes de pelo

Aunque tengamos metas muy ambiciosas de crecimiento, es muy difícil mantener el pelo sano sin limpiar nuestras puntas de vez en cuando.

 

El cabello de las puntas es el más viejo, y requiere cortes periódicos para poder mantener un largo consistente y saludable. Además, las fiestas de fin de año son una buena excusa para estrenar un corte de pelo nuevo, retocar la forma que ya tenemos o simplemente probar algo totalmente diferente, como una forma asimétrica o un segundo gran corte.

 

Con estos consejitos, estarás tomando pasos para lucir mejor y conocer qué ha funcionado para ti en los últimos meses. Después de todo, lo mejor de cuidar de tus rizos es ser la persona encargada de cada detalle de los mismos.

 

¿Has probado algunos de estos tips anteriormente? ¿Cuáles de estos consejos seguirás?