Pensar que he estado en este mundo ya unas 3 décadas llenas de vivencias y aventuras. También han sido unos 30 años llenos de dolores y lecciones aprendidas que me han fortalecido y convertido en la mujer que soy hoy. Esta semana cumplí 31 y aunque no me considero para nada una experta en la materia de “vivir,” ustedes saben que me encanta compartir lo que he aprendido y documentar mis experiencias, así que decidí compartirles 30 aprendizajes que he vivido en estos últimos 30 años.

 

Escribiré sin reglas ortográficas, en primera, tercera y quinta persona, sin ningún orden en particular y cómo suelo hacerlo, desde el corazón.

 

 

1. Soy imperfecta- ¡Sorpresa! Yo he matado varias moscas y como todo el mundo he cometido errores y los seguiré cometiendo. No busco la perfección, busco mejorar cada día y seguir aprendiendo de mis errores. Esto no justifica que seamos

 

2. Asumir responsabilidad por mis errores- Hablando de errores, es tan importante reconocer cuando “la macamo’”, en buen dominicano, y cometemos una falta. Esto no es algo fácil de hacer, pero al hacerlo nos permite crecer.

 

3. Todos estamos un poco locos- “¡Dilo duro!”, diría una amiga mía. Vivimos en una sociedad donde no solo se busca la perfección, pero también buscamos ser los más cuerdos. Si reconociéramos que todas podemos tener un poquito de loquera, fuéramos más felices y buscáramos ayuda cuando nuestra loquera lo amerite.

 

4. Las redes sociales no me definen- Dios mío es increíble cómo hay gente que si las redes desvanecieran, no tendrían vida. Amo a mis comunidades virtuales, mi gente de Facebook, las personas en Instagram, ustedes mis lectores del blog, pero también amo incondicionalmente a mi grupo de amigos y amigas y familiares de carne y hueso quienes llenan mi vida de tanto amor y aventuras. Usemos las redes, pero no permitamos que un like o un comentario defina como nos sentimos sobre nosotras mismas o sobre la vida.

 

5. No le vas a caer en gracia a todo el mundo- Esto fue algo que mami me dijo desde pequeña. Es normal uno querer caerle bien a todo el mundo y uno querer ser popular. La realidad es que no le caeremos bien a todo el que cruce nuestras vidas y es importante saber cuando soltar a una persona que simplemente no nos aporta y más bien nos quita tranquilidad y felicidad.

 

6. Te van a decepcionar y dolerá mucho- ¡UFF! Esto sí que ha sido una de las cosas más difíciles para mí. Que duro es que alguien te decepcione y más cuando no lo veías venir. Pero lo bueno es que todo pasa y el tiempo hace maravillas con el corazón. Lo más importante de esto es que mi corazón no se ha endurecido tras estas experiencias. Sigo confiando en la gente, y aunque ahora quizás tenga más cuidado, las decepciones siguen llegando.

 

7. Tú también decepcionarás- No sé cual de las dos sea más difícil, pero es cierto. Todas y todos somos capaces de decepcionar a alguien y probablemente lo haremos en nuestra vida, varias veces. Debemos aprender a pedir perdón desde el corazón y saber que quizás la persona no nos perdonará, pero la vida continúa.

 

8. El auto-cuidado y el auto-amor son tan Importante como el levantarse a trabajar todos los días- Si me preguntan cuál es el acto más revolucionario que una persona pueda hacer, diría que es este. El amarte y cuidarte cómo eres te permite ser una mejor persona para ti y para los demás. Las personas que se han montado en un avión saben que las azafatas dicen, “por favor, colóquese la máscara de oxígeno usted primero, antes de asistir a otra persona.” Esto funciona de la misma manera con la vida.

 

9. Aprender a amarme es un trabajo de toda la vida- Yo puedo escribir sobre esto mil veces aquí en el blog y en mis redes, pero no cojo cabeza. Sigo equivocándome y sigo teniendo que volver a leerme e intentarlo una y otra vez.

 

10. Rodearte de personas positivas y más inteligentes que tú es imprescindible- Algo que aprendí después de adulta ( lo dice mucho Oprah también), es que no quiero ser la que lo sepa todo en mi grupo de amigos o conocidos. Así no se crece. Es importante no intimidarnos de personas que sean más inteligentes y conocedores que nosotros. Y hablando de amigos, realmente hay que valorarlos, cuidarlos y mimarlos. Yo siempre he dicho que me he sacado la lotería con mi grupo de amigas, porque nos empujamos, nos apoyamos, y aunque a veces nos peleamos, después tu unas cuantas sesiones de desahogo, nos reconciliamos.

 

11. Hacer las cosas con miedo- Creo que esta es una de mis frases favoritas. Aunque muchos me debaten de que la idea es que uno se convierta en “fearless” o una persona sin miedo, siento que el miedo siempre existirá y lo importante para mí es no permitir que este me paralice. La idea es hacer lo que quiero hacer a pesar de sentir miedo, inseguridad y dudas.

 

12. Aprender a soltar- Esto me lo digo a diario y debo de decir que no es fácil pero funciona. Nosotras vivimos apegadas a muchas cosas ya sean físicas o emocionales. ¡Suéltalas! ¡Libérate!

 

13. Dejar que las cosas fluyan- Y después de soltar, permitirle al Universo, a Dios, al destino, o en lo que sea que tu creas, que actúe. Fluye.

 

14. Sigue tu intuición- Esa voz interna ha sido una de mis mejores aliadas.

 

15. No hacer dieta- Bueno, claro que por cuestiones de salud, por alcanzar una meta de fitness, se puede hacer dieta, pero amo comer y tener tantas restricciones me agobia. Es cierto que de vez en cuando hago unas modificaciones a lo que como para darle inicio a una rutina de ejercicios o de comer saludable, pero por lo general no me gusta esa idea de “estar a dieta.” La clave está en comer saludable y balanceado.

 

16. Hacer ejercicio- Varios estudios sobre las personas exitosas confirman que los ejercicios son la clave de dicho éxito. El movimiento físico constante es increíble para la salud mental y emocional. Baila, haz yoga, corre, apúntate en zumba, lo que sea pero muévete.

 

17. La clave de la convivencia con una pareja es compartir de manera justa, más que equitativa- Tuve la gran dicha de convivir con una pareja y compartir un hogar con él. Aunque no estemos juntos ahora, vivimos unos años muy lindos. Justicia no es lo mismo que la equidad. Me explico, lo equitativo sería 50/50 por ejemplo, pero lo justo quizás es 60/40 o quizás 45/55 depende de la circunstancias. Esto lo hacíamos con los gastos, con los oficios de la casa, y con cualquier decisión que tomábamos. Seguimos siendo amigos y nos respetamos muchísimo aún.

 

18. La soltería no tiene que ser algo malo- Y hablando de relaciones, hablemos de la relación que tenemos con nosotras mismas. Esta la he podido fortalecer más que nunca durante este tiempo que tengo soltera. Anhelo estar en una relación saludable y duradera, pero nunca me he sentido más feliz y plena en toda mi vida que ahora mismo.

 

19. Que te rompan el corazón duele ma’ que el diache, pero se supera y uno queda mejor que antes- Esto entra en el reglón de las decepciones, pero merece su propio número, porque mierquina eso sí que duele. Pero ma’ pa’ ‘lante vive mucha gente así que mente a na’ y llora, patalea, pero párate y sigue.

 

20. Viajar es la cosa más increíble que existe en el mundo- Aunque no tengas visa ni dinero, viaja del pueblo a la ciudad o de la ciudad al pueblo. Cambiar de entorno y descubrir un lugar nuevo, gente nueva, costumbres nuevas, te cambia la vida. Es algo hermoso el sentirse incómoda y como que una no pertenece en un lugar, porque con eso se crece (¿se han dado cuenta que la idea es siempre crecer?). Cuando tenemos otras experiencias en otros lugares, nos convertimos en personas más tolerantes, más humanas y más creativas

 

21. Vale la pena tomar riesgos- “Me asusta, pero me gusta”. Así me siento con los riesgos. Son parte de quien soy. Me lanzo y si me equivoco, si fallo, por lo menos me quedo con la satisfacción de que lo intenté.

 

22. Vivo para servir- Shirley Chisholm fue la primera mujer negra electa al congreso de los EEUU y dijo: “El servicio es el precio que pagamos por el privilegio de habitar en este mundo.” El dar hace hasta que una misma se sienta bien. Dejemos este mundo mejor de cómo lo encontramos.

 

23. Ayuda a que otros suban mientras subes- He aprendido la importancia en enfocar mis energías en mis proyectos. Tuve una época que colaboraba tanto y hacia tanto por otros, que no me quedaba energías para lo mío. No obstante, luego de que uno aprende, crece, y tiene cualquier tipo de éxito, es importante ayudar a que otras personas suban. Es importante compartir informaciones que uno aprende para que otros no cometan los mismos errores que tu, o a menos aprendan a salir vivos de ellos.

 

24. Ve el vaso medio lleno y no medio vacío- Tenemos muchas cosas de las cuales estar agradecidas, más de las que imaginamos. Debemos aprender a ver las cosas positivas a pesar de los desafíos que estamos viviendo.

 

25. Da la milla extra- Dicen que encontrarás a muy pocas personas en esa milla extra porque lo cierto es que no muchas personas están dispuestas a asumir los sacrificios que esto requiere. Esto se puede hacer en el trabajo, en la escuela o en la universidad, o en cualquier ámbito en nuestras vidas.

 

26. Valora tu trabajo- Creo que todos los trabajos que he tenido sin excepción, me emplearían ahora mismo si regresara. Limpiaba pisos en un edificio, trabajaba cuidando niños en otro, y en varias escuelas como mediadora y en cada uno di lo mejor de mi, respetaba a mis compañeros, y dejaba una huella.

 

27. Vive con convicción y valores- Solo Dios sabrá todo el dinero que no he hecho y todas las oportunidades que he dejado pasar por un tema de que los valores de esas empresas o personas no se alineaban con los míos. Creo infinitamente en principios relacionados con la justicia, la tolerancia, y los derechos humanos y pelearé por estos hasta que muera.

 

28. Si te caes, levántate una y otra vez- A mis 30 años (son 31 pero no aún no he vivido ese +1 así que yo cuento los años diferentes jajaja), he tenido que comenzar muchísimas veces. Lo he perdido todo por un atraco, porque me mude de país en varias ocasiones, etc. y aunque me haya dolido, haya llorado, pataleado y de todo, vuelvo a comenzar y sigo para adelante. Mi palabra favorita y la que mejor me define es la resiliencia. Siempre, desde los 4 años (mi memoria más cercana) he sido una que se para y vuelve a intentarlo. Y reconozco que ahora con una comunidad con literalmente miles y miles de personas, me siento aún más comprometida, y me levanto con más fuerzas y ganas. Ustedes no se imaginan lo que significan para mí y todo lo que he aprendido con ustedes.

 

29. Hazlo con amor- Así mismo cómo hacemos las cosas a pesar del miedo, así mismo debemos de hacer todo lo que hagamos con mucho amor.

 

30. Sonríe- Aunque pueda que en muchos momentos esté seria, pensativa, o enojada, probablemente paso un 80% de mis días con una sonrisa gigante y muerta de la risa. Esto me ilumina el alma a mí misma y al ser contagiosa, puede cambiarle la vida a otra persona. También se vale sonreír en momentos difíciles para engañar a la mente y mejorarnos más rápido o sentirnos mejor ante una situación.

 

Aquí tienen sólo 30 de mis aprendizajes en esos 30 años de vida. Estoy segura que se me quedan muchísimos más pero creo que es un lindo comienzo. Me emociona la idea de visitar este artículo en unos años y ver qué más me ha enseñado la vida. Gracias por leerme y por ser parte de estos últimos casi 7 años de mi vida con Miss Rizos.

 

Se les quiere,
Carolina