¡Felicidades atrasadas! Ya me explico; hace unos meses tomaste la decisión de cortar todo el cabello alisado o en transición por calor y  ahora ese gran corte está en su mejor punto. Ya sabes cómo definir tus ricitos, que cada día están más saludables y largos, y lo mejor es que no te toma nada de tiempo (ni tampoco mucho producto).

 

Este es el momento en que tu lado artístico y fashionista te está pidiendo a gritos divertirte. Y como en Miss Rizos creemos que toda textura, largo y cantidad de cabello tiene su belleza nos pusimos a inventar. Esperamos que nuestras ideas no te suenen descabelladas 😉 – también que te animes a compartirlas con esa amiga que no sabe que hacer con su TWA.

 

Sombreros al ataque

A parte de protegernos del Sol o representar algún estilo con el que nos identifiquemos, los sombreros se pueden aprovechar para complementar nuestro gran corte. Como nuestros ricitos no tienen más que una o dos pulgadas de largo atrás, no tendríamos el inconveniente de aplastarlos (ni tampoco nos daría mucho calor).

 

Lo práctico del cabello en este largo es que con solo estirar con nuestros dedos los ricitos, estos vuelven a su lugar. Nada de “paniquearse”  porque alguien nos quita el sombrero.

 

En general eres libre de probar diferentes estilos de sombreros. Como observación les recomiendo no usar por largo tiempo los sombreros pegados de algodón ya que por su tela estos tienden a absorber los aceites naturales de nuestro cabello. La mejor manera de lucirlos es cociéndole por dentro un fondo con satén o seda.

 

Cintillos, ganchitos, bufandas… ¡Tú nómbralo! 

Aunque normalmente las guardamos para los días en los que pasan las brisitas frías de vez en mes o para cuando vamos al cine y el aire está encendido (es decir, en sus buenas); en realidad podemos aprovechar las bufandas para destacar nuestro TWA. Lo divertido de las bufandas es que puedes darle la forma que quieras, en la foto hicimos un lazo; pero puedes extenderlas por toda tu cabeza, guardar tu afrito, y hacerte un nudo. Esto mantendrá nuestros ricitos a salvo de nuestras manos y del clima.

 

¿Qué decirle de los ganchitos o cintillos? Me encantan por que son súper fáciles de quitar y poner; si una se emociona, llena la gaveta de ellos, tener uno para cada día o algo así. Yo les aconsejo que si se deciden a invertir lo hagan se basen en colores ajustados a su guardarropa o que prueben con las flores, que nunca están de más.

 

¡Hora de sacar tu estuche de maquillaje y explorar tus aretes! 

A veces tenemos la impresión de que por llevar el cabello corto, tenemos que saber maquillarnos como expertas o ponernos aretes grandes; y si te sientes así, adelante, aprovecha esta etapa capilar para explotar este lado tuyo, pero si eres como yo no hay drama. Yo luzco mi afrito con mis aretes chiquitos todos los días.

 

Y ahora les confieso de mis secretos más grandes: tan solo con ponerme pintalabios doy la ilusión de que tenemos un maquillaje “natural” (se los comento riéndome un poco).  Puede que sí haya más atención en nuestro rostro y esto nos ponga un tanto nerviosas, pero qué decirles, cuando te sientes cómoda con tu corte, tu crecimiento, no necesitas más que tu seguridad para lucirlo.

 

¿Cuál de estos estilos disfrutas más? ¿Tienes algún otro que se nos haya quedado?

 

¡No olvides dejarlo en un comentario!