Siento que casi rompí un récord en el internet cuando subí la foto de mi cambio de ‘look’. Muchas estaban sorprendidas, pero igual de emocionadas que yo con el cambio. Nunca he estado opuesta a teñir o descolorar el cabello, siempre y cuando se tome precaución por los daños que estos procesos pueden ocasionar. Por otro lado, personalmente, nunca me había hecho un cambio tan drástico por varias razones:

 

• Siempre he dicho que quiero donar mi cabello y, como esto no ha cambiado, decidí teñirme solo las puntas.

 

• Cuando una decide hacerse estos procesos, tiene que estar clara de que el cabello necesitará más cariño; y no es porque yo sea vaga, pero no tengo tanto tiempo para dedicarle a  mi cabello.

 

• También creo de que uno de mis miedos más grandes era que iba a perder la textura natural de mi cabello.

 

Aún con todo, decidí hacerlo porque necesitaba un cambio. Antes de teñirme tomé estos pasos: 

 

• Busqué modelos en el internet con textura similar a la mía para tener una idea concreta de lo que quería.

 

• Contacté a una experta, le mostré lo que quería y le pregunté si iba a ser posible; luego de que ella me dijo que sí entonces aproveché mi viaje a los Estados Unidos para visitarla. (Aquí en errede sería buscar a una persona experta en decoloración)

 

• Como muchas de ustedes saben tener una cita a última hora con Ona es casi imposible así que ella fue muy gentil de recibirme a las 6 AM.

 

• Antes de ir, me puse un tratamiento profundo de proteínas.

 

¡Y llegó la hora! 

Les confieso que me sentía muy nerviosa, pero sabía que estaba en buenas manos así que fuera lo que fuera, iba a quedar bonito. También cómo les dije antes estaba dispuesta a cortar y sabía que iba a quedar bien con Ona. Ella me pidió que lo desenredara bien la noche anterior y aunque lo hice en el cabello seco y un poco leave-in, me resultó fácil. La técnica que ella usó requirió que ella entrara y saliera mucho del cabello seco con un peine de palito; y necesitaba el cabello bien desenredado para evitar halarme.

 

El proceso

Ona hizo su mezcla usando los productos de Wella, que es un tipo de tinte que no decolora como lo haría descolorante tradicional. Luego me aplicó un gloss que hizo que el color tirara más a miel que a rubio. Finalizó con shampoo y acondicionador especializado para tratar el cabello después de este proceso.

 

Cuando me vi al espejo fue amor a primera vista, pero cuando más me enamoré fue cuando me realicé mi definición de rizos (wash and go) y pude ver el reflejo que le daba este nuevo color a mí cabello.

 

Aunque admito que me encanta mi nuevo ‘look’, me gusta más mi cabello sin color. Si estás pensando en hacerte un cambio de color recuerda que esto no es  para vagos y tendrás que cuidar más tu cabello. Te recomendamos seguir estos tips para tratar el cabello natural ante un proceso de coloración.

 

Por el momento no estaremos ofreciendo el servicio en el salón pero estamos viendo si lo haremos en el futuro.

 

Dicen que lo mejor se encuentra en las afueras de tu zona de confort y con esta experiencia puedo decir que es cierto 😉

 

Abrazos!

Carolina