Si últimamente notas que tu cabello se quiebra con facilidad, ha perdido su elasticidad o está más seco de la cuenta, es tiempo de que consideres probar un tratamiento rico en proteínas.

 

Personalmente, yo les temía a las proteínas porque escuché que fortalecía tanto el pelo que lo endurecía; sin embargo, al investigar un poco sobre ellas descubrí que esto no era exactamente cierto. Todas las texturas pueden beneficiarse de las proteínas ya que a diario las perdemos con la manipulación que le damos a nuestro cabello. Esto no solo implica cuando aplicamos calor o procesos químicos como el tinte, sino también el trato que le damos durante el lavado y peinado.

 

Asimismo, las proteínas son muy útiles para recuperar nuestro cabello después de que lo hemos guardado en un estilo protector por varias semanas, como al utilizar boxbraids o havanna twist.

 

Hoy les comparto la receta con la me quité el miedo:

 

Leche de coco

La leche de coco es particularmente beneficiosa para restaurar el cabello seco, dañado y quebradizo. Es rica en vitaminas C, E, B1, B3, B5 y B6; también en proteínas que colaboran a sellar la humectación del cabello.

El ácido láurico presente en la leche de coco se une con las proteínas capilares y fortalece el cabello. Detiene la rotura del cabello debido al adelgazamiento de la hebra.

 

De esta utilizaremos una lata o media dependiendo del largo del cabello

 

Miel

Como humectante natural, la miel ayuda a que nuestro cabello esté más hidratado. Al estar llena de antioxidantes y nutrientes, es beneficiosa a la hora de alimentar los folículos capilares, estimulando el crecimiento del cabello.

 

De esta utilizaremos una o dos cucharadas dependiendo del largo del cabello

 

 

Aceite de Oliva

Me encanta agregarlo porque uno: siempre hay en casa, y dos: gracias a la vitamina E que tiene, ayuda a que nuestro cabello se fortalezca de manera que se crezca sano y fuerte.

 

De este utilizaremos una o dos cucharadas dependiendo del largo del cabello

 

Un ingrediente opcional es una o dos cucharadas del acondicionador que estés utilizando – esto es un toque personal ya que al menos así se me hace más fácil al mezclar y poner en mi cabello.

 

¡Y ya está!

 

Déjanos tu impresión de esta receta en un comentario 😉