Vas rápido, tienes un viejo wash and go o twist-out y -definitivamente- no quieres salir con los rizos con los que despertaste, es entonces cuando te miras al espejo y te preguntas ¿qué voy a hacer con esta cabeza?

 

Hoy en Miss Rizos te traemos unas ideas prácticas de qué hacer cuando no tenemos más que unos minutos para estilizar nuestro pajón:

 

El San Antonio aka “Tuck and Roll”, comi deja, media cola… como le digas

Tomas la mitad de tu cabello y lo recoges en una cola no muy apretada. Siéntete libre de jugar con la parte que queda suelta y acomódala a tu gusto.

Aquí te dejamos un video donde damos más detalle al respecto:

 

Dos puffs o “moñitos”

Este luce especialmente bien después de unos cuantos meses de tu gran corte. Digamos que el cabello ha crecido “sustancialmente” y llegas a recogerlo, pero en una cola luce menos simpático; los “puff”, en cambio, logran que nuestros rizos se vean con más volumen.

 

El truco es dividir el cabello en dos colas e ir acomodando las puntas de tu cabello de la forma más homogénea posible.

 

Recogido Victoriano

Así hemos denominado en Miss Rizos al arte de recoger tu cabello en dos twists. Esto es tomar un mechón de cabello en la parte de alante, digamos que tu lado favorito… El izquierdo, vas a enrollar hacia dentro hasta la parte de atrás de tu cabello y sujetarás esto con dos pinchos (yo prefiero los bobby pins). Del otro lado repites lo mismo y ¡ya está!

 

Moño

¿Quién no ha recorrido a este peinado en tiempos de adversidad con el cabello? Yo era una que no salía de un moño en mi tiempo de transición. Si el cabello te da para ello, incluso puedes utilizar una media para hacerte una dona casera y envolver el cabello en esta.

Si te gusta un estilo bien pulcro puedes ayudarte con un cepillo para recoger hacia atrás tu cabello lo más que puedas e ir envolviendo tus puntas con pinchos.

 

¡Déjanos en un comentario cuál es tu favorito! O si tienes otro peinado fácil qué intentar en tiempos desesperados 😉