Crédito Fotografía. Fuente Externa

 

Recientemente encontraron el cadáver de Emely Peguero, una joven de 16 años con 5 meses de embarazo. Los medios de comunicación reportan que ella fue asesinada por su novio luego de que se él le practicara un aborto casero. Ha sido una terrible historia que ha tocado el corazón de todo el país.

 

Desde que me enteré, se me hizo un nudo el corazón y en el estómago porque sentí el dolor de esa madre y pensé en todas mis niñas de Miches (Soy Niña Soy Importante) y en todas las niñas y adolescentes que están en alto riesgo en nuestro país, como Rosalinda de 18 años, a quien la encontraron asesinada esta semana por manos de su ex-pareja de 38 en San Cristobal y Dioskary de 18 años cuyo cuerpo fue encontrado en llamas en La Vega.

 

Pensé en que habrán más Emelys, más Rosalindas, y Dioskaris que aún no han encontrado o que están en relaciones tóxicas que terminarán en feminicidios. Se habla mucho de esta palabra feminicidio, pero hoy esta palabra tiene las caritas y los nombres de adolecentes quienes no tuvieron un chance de vivir y quienes murieron de manera desgarradoras.

 

También pensé en nuestras políticas y leyes sobre el aborto; y el hecho de que existen cientos de niñas y mujeres que mueren por abortos clandestinos; así como en el estigma que tiene la educación sexual y cómo seguimos insistiendo en enseñar sólo la abstinencia sin importar los tantos estudios que salgan mostrando de que esto no es efectivo.  Insistimos muchas veces en no enseñar a los adolescentes sobre este tema ni en casa ni en las escuelas, a pesar de que otras docenas de estudios muestran que mientras más informado este el adolescente, más postergan el acto sexual y más se cuidan.

 

Pero en lo que más he pensado es en el rol que juega Carolina Contreras en ser parte de la solución. Qué puedo hacer yo con mi voz y, más importante, con mis acciones para que esto no siga pasando. Y es eso que les pido a ustedes, que entiendan que como ciudadanas y ciudadanos tenemos que asegurar que las leyes protejan a las personas con más riesgo en nuestra sociedad.

 

Que nosotras participemos como voluntarios en programas de sociedad civil donde podamos servir de inspiración a jovencitas y sus madres quienes muchas veces no manejan informaciones vitales y quienes tampoco tienen un modelo a seguir. A las que tienen un poco más de recurso, patrocinen a una joven pagándole su colegio o su universidad o donen recursos o efectivo a organizaciones que realmente están haciendo un trabajo prevención, de educación, y desarrollo con nuestras niñas.

 

Nosotras, tu y yo, somos responsables de que esto siga pasando y también somos responsables en asegurar de que esto cambie. Hasta que no entendamos nuestra participación social y la importancia de esta participación, las cosas seguirán iguales.

 

¿Quieres ser voluntaria en una de nuestras actividades sociales?

Una de nuestras luchas más grande es manejar nuestras actividades sociales simultáneamente con las grandes responsabilidades y desafíos que trae consigo una pequeña empresa nueva. Aún así hemos logrado educar de manera presencial a más de 1,500 niñas en el transcurso de estos 6 años y miles más por las redes y con nuestro comic. Pero queremos hacer más.

 

Vamos a comenzar con crear una base de datos de voluntarias y voluntarios que puedan participar en los campamento de veranos en Miches, las visitas a un orfanato aquí en Santo Domingo, y otras actividades que hacemos con niñas en el país. Luego vamos a crear una guía de informaciones a voluntarias, aliándonos a las personas que manejan y trabajan el tema de la niñez y la adolescencia en nuestro país para que sepan a donde donar, qué donar, y cómo pueden contribuir.

 

Escríbanle a Hismaldy a info@missrizos.com para más informaciones y por favor pongan VOLUNTARIADO en el asunto.

 

Artículos relevantes:

Elaine Feliz: Lo que revela el caso de Emely

Diario Libre: Si su hija adolescente se embaraza… apóyela…