¡Hola Chicas!

 

Cuando de rizos se trata creo que “¿Qué hago para volver a mis rizos?” es una de las preguntas que más recibo y lamentablemente no es una muy fácil de contestar por varias razones:

 

Primero la respuesta es un poco larga como verán a continuación y segundo, no existe una poción mágica que devuelva los rizos más allá que una tijera (el gran corte)  y/o mucha paciencia (la transición).

 

La Transición 

 

En el mundo de los rizos le tenemos un nombre a todo, incluyendo ese proceso después de tu último tratamiento químico  o proceso de calor. Por definición la transición es el proceso de eliminar un cabello cuyo patrón natural fue alterado por químicos como tintes y desrizados, o por el calor constante del blower, planchas y tenazas con la finalidad de alterar la forma natural del cabello. Suena muy técnico lo sé, pero básicamente es eso, la decisión de lucir tus rizos tal y como salen de tu cabeza…

 

 

El gran corte

Por otro lado, tenemos el gran corte, que es llevarse de un ‘tijerazo’ todo el cabello procesado. Para muchas este es un paso muy difícil porque “nunca se han visto con el cabello tan cortico” o “no saben como se van a peinar”; y las entiendo. Yo también pasé por ahí y les digo ¡Hay mucho que disfrutar de esta experiencia! A parte de ahorrar tiempo al estilizar tus rizos, también economizas producto y tendrás mucho menos calor.

 

Ahora, seguro te estás preguntando…

 

¿Cuál es el mejor de los dos?

 

Y la verdad es que ¡Eso lo decides tú! Lo que sí es que, al final, luches o patalees, si quieres volver a tus rizos vas a tener que darle tijera a esos moños.

 

Cuéntanos, ¿Cuál de los dos métodos te simpatiza más y por qué?

 

Abrazos,

Carolina