¿Alguna vez han leído un libro tan pero tan bueno que ni siquiera pudieron soltarlo para comer? Bueno, así fue para mi Americanah de Chimamanda Ngozi Adichie, un libro que me engatusó de tal manera que me lo llevaba a la cama, a la playa, a la cocina y a todos lados.