IMG_9585

Mis primeros días en la isla los pasé en Humacao, una ciudad que queda unos 45 minutos de San Juan. Allí me la pasé con Kali y Joaquin de Diosas al Natural haciendo ejercicios, ya que Kali es entrenadora profesional (foto aquí), y organizando nuestro encuentro.

 

Gracias a ellos por recibirme en su casa! Después que Kali, Joaquín y yo tuvimos nuestro exitoso encuentro rizado, Conexión Rizada, en San Juan (fotos aquí), una de mis mejores amigas y yo comenzamos unos 4 días de vacaciones que se sintieron como 2 semanas! Yo tenía desde agosto del 2013 que no visitaba la playa, así que me hacía muchísima falta!

 

 Logística

Antes de seguir con la historia déjenme contarles un poco sobre la logística. Volé a PR en un vuelo desde Santo Domingo con la aerolínea Seaborne, y nunca, nunca jamás la volveré a usar! La experiencia con ellos fue horrenda desde todas las cuotas escondidas que debí pagar al llegar al aeropuerto, hasta el turbulento y tambaleante vuelo, parecía que andaba en una guagua voladora! Por otro lado, déjenme decirles que Puerto Rico nos resultó súper caro! Me sorprendí muchísimo de lo costoso que fue comer en restaurantes locales y todo costaba un poco más caro que en los EE.UU. Y por último, quedé muy sorprendida con la falta de transporte local en la isla.

 

En RD uno puede irse en guagüita o en carro público a todas partes en la isla, pero en PR se llega o en carro alquilado o en taxi, con la excepción de caballos y públicos en algunos pueblos en la isla. Así que recomiendo que viajen con Jet Blue o Delta, alquilen un carro barato, y quedarse en un apartamento para que así puedan comprar comida y cocinarla en casa. Definitivamente volveré a la Isla Bonita y me quedaré por más tiempo y pondré en practica estos mismos consejos que les doy!

 

Vieques

IMG_9600

Primero fuimos a Vieques y nos quedamos en un apartamento que alquilamos usando la página airbnb.com. Nuestro apartamento tenía una linda hamaca en el patio y la dueña nos trato de mil maravillas! Para llegar a esta isla se necesita llegar a Fajardo y desde allí tomar un ferry de US$2 que dura hora y media llegar a Vieques. Es bastante caro llegar a Fajardo en taxi, unos casi US$80 desde San Juan, así que es mejor encontrar un bola o alquilar un carro barato y parquearlo en el parqueo del ferry en Fajardo a US$10 por día.

 

Sólo duramos 2 días en la isla así que decidimos tomar un tour de US$30 que ofrece la dueña de la casa donde nos quedamos. Ese día visitamos unas 4 playas, vimos el árbol más antiguo de Puerto Rico y comimos un rico plato de comida Puertorriqueña.

 

Terminamos la noche en el club del pueblo que se llama la Nasa, donde se reúnen los turistas y los Viequenses a bailar toda la noche. Por si no lo sabían, yo me defiendo cuando de bachata se habla y confieso que escuche más bachata en Puerto Rico que lo que escucho en RD! Esa noche bailé como no lo había hecho en años!

IMG_9611

Examinando uno de los arboles más antiguos de Puerto Rico llamado la Cieba! Es monstruoso y cada rama tiene espinas las cuales protegen sus hojas!

Viejo San Juan

Llegamos a San Juan en una bola con unos americanos aventureros como nosotras que conocimos la noche anterior. Dimos con ellos en la parada del ferry por pura casualidad! Luego de llegar a Isla Verde donde se quedaron ellos, tuvimos que coger un taxi al Viejo San Juan. Allí nos recibió Simon, el encargado del castillo donde nos quedaríamos esas dos últimas noches en Puerto Rico. Usamos otra vez las página de airbnb.com y nos quedamos en un lugar llamado House of Zen. La casa colonial estaba totalmente dilapidada y literalmente cayéndose en pedacitos, pero pagamos bien poco para quedarnos allí (unos $35 por noche cada una) y la experiencia allí no tenía precio!

 

Nos pasamos muchísimas horas en la azotea de la casa que estaba en el cuarto piso con vista al mar y con dos camas! Yo y me amiga nos mirábamos y nos preguntábamos si estábamos viviendo un sueño! No podíamos creer la belleza del mar y el sonido de las olas justo en frente de nosotras mientras nos relajábamos en una cama y el sol nos besaba la cara! Inolvidable! Verán que soy así de rara a la hora de viajar, prefiero sentarme a comer un picnic debajo de la Torre Eiffel que hacer la fila, pagar y luego subir! Disfruto los lugares turísticos, pero prefiero tomarlo suave y disfrutar a plenitud de los momentos de la vida cotidiana.

 

Comimos varias veces en un lugar que se llama mate. Allí hacen batidas, wraps, empanadas al horno, y hasta cervezas por menos de $5 y todo muy rico!

photo-33

Yo acostada en la cama en la azotea, la otra cama con su mosquitero, el cuarto en el 3er piso y el sol saliendo nuestra última mañana en la isla.

Por supuesto que aprovechamos este hermoso lugar para hacernos unas fotitos! Aquí les van algunas y las otras las pueden encontrar en este album en nuestro Facebook y en el instagram de Miss Rizos (@miss_rizos).

IMG_9648

 

IMG_9687

En nuestras aventuras en Puerto Rico conocimos personas que vivían felizmente en una forma no convencional. Personas que por decisión propia amanecen en la playa cada día, pescan su comida, y se satisfacen con la llegada de los atardeceres que le dan bienvenida a la aparición de las constelaciones.

 

Después de esos días mágicos nos montamos en un avión rumbo a Nueva York y me sentí como la cenicienta a las 12AM, un momento estoy acostada escuchando las olas del mar en la azotea de nuestro apartamento en el Viejo San Juan y en otro momento me encuentro arrastrando mis maletas pesadas en las calles de Nueva York corriendo contra el tiempo porque ya habían lugares donde teníamos que estar, citas, compromisos y más compromisos.

 

Puerto Rico me enseño por primera vez después de todos estos años viajando el mundo que debo de embotellar esas cosas que me hacen feliz en los diferentes lugares que visito y llevarlas conmigo a todos lados. Que no puedo esperar a la hora que llegue unas vacaciones para relajarme y mirar las estrellas. Más que nada aprendí a vivir en el momento y espero llevar esas lecciones conmigo en mi día a día.