Aquellas personas que tienen un poco más de un año con nosotras saben que en septiembre del 2012 mientras dormía sola en mi apartamento en Santo Domingo un ladrón entró por el balcón, me despertó, y se llevó todas mis cosas. No entraré mucho en detalles pero aquí en esta entrada hablo más de lo que me paso.

Esta persona se llevo mi laptop, cámara profesional, reloj, tenis, celular y un montón de otras cosas. La policía solo logró encontrar mi iPhone por el sistema de rastreo que tienen esos celulares y por los RD$1,500 que les tuve que dar dique para el combustible. Ellos fueron a la Puca (una universidad) y le encontraron el celular a una joven estudiante quien pagó unos RD$15,000 pesos por el celular y quien casi tuvo un ataque cardiaco cuando vio que la policía la buscaba a ella.

Aunque es cierto que muchas veces no estamos seguros si algo es robado o no, debemos preguntar los orígenes de estos artículos. Al comprarlos nosotros estamos corroborando con los ladrones. Al ser sus clientes estamos permitiendo que esta practica continué y somos directamente cómplices del ladrón. No sabemos si a alguien lo mataron para conseguir ese artículo o si lo torturaron o lo hicieron pasar un mal rato, solo para que tu o un familiar pueda disfrutar de esa computadora, celular, reloj, o lo que sea.

¿Cómo detectar si algo es robado?

Esto a veces puede ser difícil pero una puede más o menos sospechar si algo es robado con el precio que le pidan por algo. Esa chica compró mi celular robado a RD$15,000 cuando acababa de salir en país a RD$26,000, el ladrón lo vende súper barato porque no le costo nada. El ladrón quien se metió a mi casa me dijo que vendería mi laptop a RD$20,000, cuando me costo a mi unos RD$85,000 y dos años para pagar. Pregunten los orígenes del artículo y si la persona no sabe que decirle, probablemente que se lo robaron a alguien o se lo compraron a alguien quien lo robo. Yo crecí mis primeros 4 años en el barrio 27 de Febrero y cuando viví en RD visitaba mucho y escuchaba la dinámica de cómo se vendían las cosas. Yo sabía muy bien si alguien estaba vendiendo algo que le mando la tía o algo que ellos robaron o algo que ellos le compraron a un ladrón. Veía que gente compraban estos artículos robados en mi lugar de empleo y por todos lados como si fuese algo totalmente normal. Se ha convertido en una norma no solo en esta temporada de fiestas pero todo el año venden motocicletas, celulares, ropa y otros artículos robados.

Esa experiencia me cambió mi vida y no se la deseo a nadie. Gracias a Dios y al tiempo, yo he podido fortalecerme de ese horroroso día y he podido continuar con mi vida, y con mucho trabajo he podido recuperar algunas de las cosas que perdí. Yo se que para las fiestas los Dominicanos quieren tener una “pinta nueva” y regalarle lo mejor a sus familiares y amigos,  y no es que lo dejen de hacer, pero sean compradores conscientes y compren en la pulga, de la caja que le mandaron a fulana de Nueva Yol, compren en las ofertas de las tiendas americanas en línea y apúntense a un Courier aéreo (vimenpaq, aeropaq, etc.), o ahorren y cómprenlo en las tiendas de allá.