Vamos a comenzar con lo básico, ¿qué es un crush? Un crush, de acuerdo al traductor (así que si no es esto corríjanme señores!) es una persona con quien tengamos una infatuación, una persona que nos guste o que nos haga sentir maripositas en el estomago. ¿Qué es un curl? Un curl es simplemente un rizo! Vieron, aquí hacemos un chin de todo, hasta aprender a picar un chin el ingles!

Ahora bien cuando ponemos estas dos palabras juntas un curl crush es una persona que tiene unos rizos que admiras o que te enamoran. Muchas veces no solo nos enamoramos pero decimos, “yo quiero los míos como los de ella.” Ahí es que una simple admiración a la cabellera de una persona se puede convertir en un conflicto para uno mismo.

Vamos a comenzar desde el principio. Tu tienes unos 10-20 años que no ves tu cabello natural y francamente no recuerdas el patrón de tus rizos, que tanto volumen tienen o si son de los rizos que caen o los que suben. Como no te acuerdas, comienzas a pensar y a comparar el poco crecimiento que tienes con el de las chicas rizadas en las revistas, las fotos que sube Miss Rizos y otras blogueras en Facebook y con los rizos de tu curl crush. Duras toda una mañana o toda la noche tratando de moldear los tuyos para que se vean idénticos a los de ellas, porque esos son los rizos lindos, perfectos, y los que tu quieres.

Esto pasa mucho y confieso que me paso a mi en el primer mes de mi transición antes de cortar mi cabello. ¿La mera verdad chicas? El primer mes me preguntaba que tan ‘malo’ iba ser mi cabello. Una de las razones por la cual no soporto llamarle al cabello bueno o malo es porque estoy consiente del daño que me estaba haciendo pensar así. Desde que comencé a desasociar esos términos con mi cabello, realmente comencé a sentirme libre y amar la textura que crecía en mi cabeza descartando las descripciones y los valores que le daba la sociedad a los diferentes tipos de cabello. Porque vamos a ser sinceras, hay un rizos que incomoda a la gente más que otros, y esto solo quiere decir que todavía hay mucho trabajo que hay que hacer no solo con la sociedad pero con nosotras mismas. Mi cabello cuando lo pongo como un afro grandote (mi gran pajón) recibe más atención negativa que cuando lo llevo moldeados y definidos. He aprendido a manejarme con la gente y lo más importante es que yo me siento cómoda cuando llevo mi cabello de ambas formas. Por cierto, también existen unas personas que son como la policía de la comunidad natural que critican a las chicas que se ponen twist o trenzas para moldear sus rizos o que usan productos para definirlos. Mi opinión a esas personas es que deberían de buscar oficios. Mi cabello es mío y hago con el lo que me de la gana! Si lo quiero morado y cortado bajito me lo hago, si quiero ir al salón a pasarme el blower, o hacerme rayitos rubios, lo puedo hacer porque es mi cabello! El optar por llevar el cabello natural, rizado, o crespo no debe de limitarnos ni nos debe convertir igual que las personas que nos oprimen o nos discriminan por llevar nuestro cabello así. Los twist-outs y las trenzas nos permiten jugar y manipular nuestra textura de manera natural y sana para nuestro cabello.

No existe el rizo perfecto, cada uno es bello en su propia forma, uno no es mejor que el otro porque se encoja más o menos o porque su textura sea más crespa o más ondulada. Lo que si existe son los rizos saludables porque todo cabello muestra el cuidado y la atención que le damos.

Volvemos al curl crush. Es normal que admiremos los rizos de nuestra bloguera, amiga, o modelo favorita, pero tenemos que aprender amar los nuestros y con tiempo educarnos de cómo mantenerlos saludables y con diferentes estilos, moldearlos y disfrutar lo versátiles que son. Siempre lo he dicho, el tuyo es bello porque es el tuyo, tienes que creerlo! Cuando tenía la tienda o cuando hago los eventos siempre hay chicas que tienen una queja u otra de su cabello. Algunas quieren tenerlos más suelto y que caigan y otras no soportan que caigan y los quieren más afro y crespos. Yo casi siempre procedía a estilizarles el cabello de diferentes formas enseñándoles lo chulo que es su cabello. Muchas no les gusta su cabello porque no le han dado el tiempo a conocerlo y aprender como cuidarlo. Así que pónganse las pilas y aprender a cuidar, amar, mimar, y ser creativas con sus cabellos!