Picture

Mas o menos una o dos semanas después de mi Gran Corte

Un día como hoy dos años atrás, entré a un salón de belleza y le pedí a la estilista que me cortara todo el cabello alisado, bueno todo menos media pulgada del frente que le dije que la dejara. Ese pedacito de alisado fue una muestra de lo difícil que se me hizo desprenderme de un todo de el. En la noche me miré al espejo y lo corte, era solo un cachito.  Lo corte todos después de 4 meses sin alisar y 2 meses en transición. El 4 de julio no tuvo ningún simbolismo, nosotros los americanos en dominicana nos olvidamos de casi todos los días feriados de allá, ese día simplemente fue mi día. 

En Mayo 11 del 2010, mucho antes de Missrizos.com, yo decidí que me dejaría crecer el cabello natural y no volver a los alisados. Quise documentar mi proceso en ingles y español así que creé dos blogs, cabellobueno.blogspot.com y dominicanagoingnatural.blogspot.com. Por falta de tiempo deje de actualizarlos y mis ultimas entradas fueron sobre las compras de mis primeros productos para mis rizos, entre ellos mis favoritos, Kinky-Curly.

Ese día de mi Gran Corte escribí en el blog Dominicana Going Natural lo siguiente:

Julio 8, 2010

Acabo de cortarme el pelo, muy corto. Quité todo el cabello alisado en la parte de atrás y sólo tiene una pulgada o dos de cabello alisado en la parte delantera. Me puedo sentar aquí y decir que me siento natural y hermosa, pero por que mentir? Acabo de comenzar APRENDER como amar, agradecer mi cabello crespo, natural, rizado, grueso, porque me han ENSEÑADO todos estos años que una mujer hermosa es una con pelo largo y liso. Me siento como un hombre, me siento fea, me siento extraña. Todos estos sentimientos de los cuales no estoy para nada orgullosa, pero los tengo que admitir con el fin de trabajar en ellos. Soy un producto de mi sociedad, independientemente del hecho de que yo estoy tratando de luchar contra ella. En el fondo me siento liberada de años de dolorosas aplicaciones de alisados, la picazón, secadores caliente y planchas. La ironía de todo esto, si siquiera existe una, es que todavía soy Carolina y nunca dejé de ser yo, mi pelo no define mi personalidad, mi carácter, o lo que soy. A través de ir natural, sin embargo, he aprendido a amar todo sobre mí exactamente como es.

Yo Carolina, la rizóloga, pase por lo que muchas están pasando ahora y sentí esos mismo sentimientos de inseguridades y miedo. Dos años después y aun lo sigo trabajando porque sigo creciendo y creo que ese proceso es continuo y para toda la vida. Quien iba a decir que tomaría yo vivir en mi media isla para tomar esa decisión, sabiendo yo que aquí sería mucho más difícil que allá. Creo en un poder superior y me imagino que el/ella/s tenía algo tramado! Ahora mi madre quien pensaba y todavía piensa que estoy media loquita, se ha dejado de alisar al igual que una de mis hermanas.

Feliz cumpleaños a mi bella Lolita, gracias por enseñarme un poquito más sobre mi y por ser exactamente como eres.