Picture

Portada del libro “Pelo Bueno, Pelo Malo” por Murray y Ortiz

El viernes pasado me monte en una guagua camino a Sosua para luego tomar un carro a Cabarete e impartir un taller a unas jovencitas de la Fundación Mariposa sobre el auto-imagen y el cuidado del cabello natural. El hombre que se sentó a mi lado en la guagua junto a otros dos vecinos comenzaron una conversación muy familiar que aunque la escucho mucho, no deja de sonarme mal. Un disco rallado de una muy mala y fea canción.

Mi vecino le dice a los de atrás que las mujeres del Cibao son las más bellas, que la gente de Moca y de San Francisco son las más “puras,” “finas” y “bonitas” y que los “prietos” que están allá, llegaron al Cibao pero que no son “puros” de allá. ¿Ya mencione que los hombres eran todos negros!? Bueno, si estos hombre negros, de seguro con hermanas e hijas negras tienen estas creencias. Todo esto de camino a mi taller de auto-imagen, o la ironía!

El sábado en la mañana dividimos a las chicas en dos grupos, uno de niñas de 8-12 y el otro de niñas de 13-17. Luego escribiré mas sobre lo que paso, pero por ahora sepan que la mayoría de las niñas, todas negras Dominicanas, Haitianas y Dominico-Haitianas, me describieron a la mujer mas bella o perfecta como una mujer rubia, con nariz refinada, “pelo bueno,” piel clara, flaca, ojos azules o verdes y con los labios chiquitos.

Después de esas experiencia he decidido escribir sobre mis primeras impresiones del estudio/libro que acaba de salir sobre los salones en Republica Dominicana, “Pelo Bueno Pelo Malo.”

Estas son solo mis primeras impresiones sobre el articulo que publicaron en el Diario Libre el 19 de marzo, 2012  y las presentaciones que los investigadores exhibieron en un evento de FondoMicro donde oficialmente presentaron el estudio el mismo 19 de marzo. Era un evento con invitación, pero yo y Tasmy nos colamos como prensa.

Estas opiniones son en base a los datos recolectados y a los discursos del evento, no van dirigido a los investigadores, no los conozco y no es mi intención cuestionar su persona. Pude hablar brevemente con los dos ellos y me gusto que ambos estuvieron abiertos a mis comentarios y al hecho que existen otras opiniones. Estoy leyendo el libro y pienso reunirme con ellos para poder indagar y pedir clarificaciones sobre los temas tocados en el libro.

“Pelo Bueno Pelo Malo” es un estudio hecho por Ortiz y Murray sobre los salones de belleza como micro expresas en la Republica Dominicana y sobre la racialisación o mejor dicho la no racialisación del cabello en nuestra cultura. Sus ideas fundamentales son que el salón no es un lugar donde la mujer Dominicana va a “ponerse blanca” si no más bien a “ponerse bella,” que el termino Indio no tiene que ver con los tainos, esta relacionado con el color de piel y no tiene que ver con la negación de ser negro, que el termino pelo malo no es despectivo, simplemente describe un cabello difícil de manejar y finalmente que el Dominicano por lo general reconoce su negritud y no la esconde ni la niega. 

Comencemos con el hecho de que es imposible simplificar la problemática racial en la Republica Dominicana  y reducirlo a un tema de cabello.  Por otro lado este tema es demasiado complejo para dividirlo en blanco y negro, existe mucho gris. Es decir que no podemos expresar que porque una mujer se ponga el cabello lacio es racista o no racista, ojala y las cosa fuesen tan simples!

En la presentación los autores usaron mucho el termino “arreglar el pelo” como si el cabello natural, rizado o crespo estuviese dañado. Murray menciona que el problema racial y los complejos existían en los tiempos de Trujillo pero que ahora las cosas han cambiado y que ya no existe estos ideales de belleza eurocentricos en nuestro país.

Los autores dicen que las mujeres van al salón para embellecerse y no para ponerse más “blanca,” mientras en la portada le pasan el blower a una chica, la otra que esta en el secador lee una revista con una portada de una mujer con características europeas, al igual que el afiche en la pared y de seguro en las otras revistas en el salón también están inundadas de mujeres que no se parecen a la mayoría de mujeres dominicanas.  Ortiz dice que en países Europeos y Asiáticos las mujeres acuden a los salones para rizarse el cabello y que esta practica es similar a las de las mujeres en RD. Aunque esto pueda ser el caso en algunas, las mujeres europeas y asiáticas no van al salón y le dicen a la salonera , “quiero que me pongas negra, mulata, con cabello crespo, rizos, afro,” ni tampoco tienen sus afiches o revistas de belleza con mujeres negras en sus portadas. Todo esto mientras en RD se usa mucho el termino, “ponme China.”

Este estudio duro unos 10 años para desarrollar y ejecutar y en menos de una hora, un pequeño estudio de caso en Cabarete con unas 30 niñas, cuestiona su tesis.

Realmente es todo por ahora, volveré a tocar el tema cuando evalúe no solo el contenido del libro pero las metodologías relacionadas con la investigación en si y la recolección de información. Por ahora me falta conocer el estudio más a fondo aunque admito que me pone nerviosa de que ya mujeres y hombres están usando este estudio como argumento para apoyar el uso constante del desrizado (que por cierto esta correlacionado con el desarrollo de fibromas uterinos) para simplemente embellecer a la mujer y nada más.

Gracias a Tasmy quien estuvo también presente en la actividad del libro y gracias a ella me entere que esta actividad se estaba llevando a cabo!

Picture

Tasmy y yo con nuestros nuevos amigxs! Foto por: Ariel Díaz-Alejo